Primer juicio oral por presunta violencia machista celebrado en Penal 6 de la Ciudad de la Justicia
Primer juicio oral por presunta violencia machista celebrado en Penal 6 de la Ciudad de la Justicia - ABC
Tribunales

El Juzgado de Violencia de Género de Córdoba comienza a funcionar con su primera vista oral

Al acusado negó los hechos de amenzas y lesiones leves sobre su expareja

CórdobaActualizado:

El Juzgado de lo Penal número 6 se inauguró ayer con la celebración de su primer juicio oral de violencia sobre la mujer en la Ciudad de la Justicia. Se trataba de un asunto que suele verse de forma reiterada en este tipo de casos donde se juzgaba a un hombre acusado de un delito de amenazas del artículo 169 y otro de lesiones leves del artículo 159.2 del Código Penal hacia su expareja.

El magistrado del Juzgado de lo Penal 6, Luis Rabasa, titular a su vez del Juzgado de Menores número 1, celebró esta vista en la que el acusado negó los hechos y achacaba la denuncia de la expareja a «intereses espurios» como que la denunciante pretendía ser declarada víctima de malos tratos para que el acusado no le pidiera la custodia de su hija, aunque no estaba reconocida por el padre y acusado».

La presunta víctima respondió a la Fiscalía que no recordaba su número del teléfono actual ni el anterior y aseguró que «tardó varios días en denunciar los hechos».

Se trata de la primera vista de este nuevo órgano judicial, el primero de los existentes en estar especializado exclusivamente en casos de violencia sobre la mujer. Aunque este juzgado está operativo desde mediados del mes de enero, recibiendo a partir de entonces todos los casos de violencia sobre la mujer, no ha sido hasta este pasado lunes cuando ha comenzado a celebrar juicios ordinarios, sólo algunas vistas de los denominados «juicios rápidos». Hay que recordar que fue el Consejo de Ministros el pasado mes de octubre quien aprobó la transformación del juzgado de Menores número 2 de Córdoba en juzgado de lo Penal número de 6.

La reconversión del Juzgado de Menores número 2 respondía así a un acuerdo entre las administraciones central y autonómica, sobre el que los sindicatos judiciales ya expresaron su rechazo y avisos de movilizaciones.

El sindicato CSIF de Córdoba alertaba, a su vez, que la reconversión de Menores 2 en Penal número 6, estaba generando «graves disfunciones en la transición e integración de ambas jurisdicciones en un único órgano, afectando al normal funcionamiento de éste», y advertía del «posible colapso» de los mismos.