Las mopnjas de clausura en el convento aguilarense
Las mopnjas de clausura en el convento aguilarense - J. P.
Aguilar de la Frontera

Madre Soterraño: Toda una vida entregada al convento

La congregación de monjas de clausura de Aguilar de la Frontera es fuerte, pese a perder a uno de sus principales pilares

Aguilar de la FronteraActualizado:

El Monasterio de San José y San Roque, convento del carmelo teresiano en Aguilar, ha quedado un poco huérfano desde el pasado miércoles, 7 de febrero. Ese día cerraba sus ojos para subir al encuentro de Dios la madre Soterraño de Jesús. Sin duda una figura emblemática en la vida monacal durante los últimos 47 años.

La madre Soterraño atendió durante muchos años el torno del convento, el lugar al que acuden centenares de personas para hablar con las monjas. Y aunque pocos llegaron a ver su cara, sí que su voz fue muy popular. Daba consejos y encomendaba a las oraciones de su comunidad todas las peticiones que llegaban por parte de personas de Aguilar y de fuera.

Por este motivo centenares de personas acudieron al funeral de esta monja que fue todo un símbolo para muchos aguilarenses. Había ingresado en el convento de Aguilar el 17 de marzo de 1970 cuando contaba con 47 años de edad. Pero antes había sido monja durante 27 años en la orden religiosa de las salesianas.

Hermanas de sangre

Comenzó a ser superiora para sustituir a su muerte a la Madre Teresa que era hermana de sangre de madre Soterraño. Se dio la paradoja de que, durante muchos años, fueron hermanas de la misma comunidad estas dos hermanas de sangre.

Junto a la hermana Carmen del Sagrado Corazón eran las dos únicas monjas que llevaban toda una vida en el convento aguilarense entregadas a la contemplación y la oración. De hecho la hermana Carmen tiene ya 95 años y lleva nada menos que 67 años como carmelita en el convento aguilarense.

En la actualidad este convento de Aguilar de la Frontera, que se fundó en el siglo XVII, cuenta con siete hermanas. Todas, menos madre Carmen, han llegado desde Perú para hacer posible que siga viva la llama del carmelo en Aguilar. Por este motivo las madres Carmen, María Belén, María Paz, Ángeles, María Isabel, María Magdalena y María Maravillas serán las encargadas de que la historia carmelita siga unida de manera intrínseca a la historia de Aguilar. Y es que no se entendería Aguilar sin su convento de Madres Carmelitas que cuenta, además, con una iglesia que constituye una joya del barroco cordobés.