El horno alfarero romano apàrecido en las obras de la variante norte de Lucena
El horno alfarero romano apàrecido en las obras de la variante norte de Lucena - J. M. G.
Subbética

Las obras de la variante norte de Lucena sacan a la luz un horno romano en muy buen estado de conservación

La delegación de Cultura de la Junta tendrá que determinar cuál va a ser su futuro

CórdobaActualizado:

Las obras de la variante norte de Lucena, que conectará la A-318, Autovía del Olivar, con la carretera de Rute, evitando el paso del tráfico de medio y largo recorrido por el casco urbano lucentino, han deparado la aparición de un horno alfarero de época romana y trazas muy similares a los existentes en el conjunto arqueológico de Los Tejares.

Los restos fueron localizados hace unas semanas, durante la realización de los movimientos de tierra para la construcción de esta carretera. El horno ha sido excavado en su integridad por el arqueólogo que supervisa la obra y ahora deberá ser la Delegación Territorial de Cultura de la Junta la que determine su futuro. El horno conserva en muy buen estado su estructura original.

Por su forma totalmente cuadrada, todo apunta a que estaría dedicado a la producción de ladrillos, «tégulas» o tejas planas y pequeño material de construcción. Alrededor del horno, en superficie, se observan restos cerámicos que así lo certifican, así como pequeños fragmentos de cerámica común e incluso restos de cenizas.

Cerro de Santa Marina

Este nuevo horno romano podría estar vinculado al «opidum» íbero-romano del Cerro de Santa María o al yacimiento del camino de Tocapalillos, que va del Bronce al periodo tardoantiguo, ambos situados a escasa distancia de la estructura descubierta ahora.

Hornos similares se conservan en la factoría alfarera de Los Tejares y también se han documentado en el cruce de la carretera de Jauja, donde aparecieron otros dos de parecidas características, también durante unas obras, todos ellos prácticamente en línea y junto al trazado de la carretera A-318, en una distancia de apenas diez kilómetros, lo que denota la profusión de industrias alfareras en el término municipal lucentino durante el periodo romano.