La concejala de Promoción de la Ciudad, en la tarde del 5 de enero de 2016
La concejala de Promoción de la Ciudad, en la tarde del 5 de enero de 2016 - VALERIO MERINO
EPIFANÍA

¿Qué se puede hacer si llueve en Córdoba la tarde de la Cabalgata de Reyes Magos?

El «plan B» del Ayuntamiento si el cortejo no puede salir es que los Reyes reciban a los niños en la Diputación

CÓRDOBAActualizado:

La lluvia se ha convertido en una amenaza muy seria para la Cabalgata de Reyes Magos del próximo viernes. Cuanto más detallada es la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que desde ayer en la sobremesa facilita datos según tramos horarios para el 5 de enero en Córdoba, más preocupante es la situación: entre las 12.00 y las 00.00 la probabilidad de precipitaciones en la ciudad es del cien por cien.

El Ayuntamiento de Córdoba es muy consciente de que el agua puede volver a chafar la fiesta que tiene como protagonistas a Melchor, Gaspar y Baltasar y trata por todos los medios de evitar polémicas como la acontecida en la víspera de la Epifanía de 2016, cuando el equipo de gobierno del PSOE e Izquierda Unida se estrenaba como organizador de un cortejo que decidió suspender minutos antes de que comenzara por una tormenta desatada sobre las 15.00 horas: las críticas que recibieron la alcaldesa, Isabel Ambrosio, y sus colaboradores más cercanos fueron muy duras, porque no llovió más durante la tarde y Córdoba fue la única capital de provincia de Andalucía que se quedó sin el desfile de los Magos de Oriente a pesar de que en la mayoría de ellas hizo mal tiempo.

Caballistas de la Policía Local detenidos junto a personas con paraguas
Caballistas de la Policía Local detenidos junto a personas con paraguas-VALERIO MERINO

La concejala de Promoción de la Ciudad, Carmen González (PSOE), anunció ayer que el Consistorio tiene ya previsto un plan B en el caso de que la tormenta se convierta en un obstáculo insalvable: «Los Reyes Magos recibirán a los niños y a sus familias en la Diputación Provincial», declaró la edil, que compareció en el Palacio de Orive junto a los tres monarcas que se subirán a las carrozas que ya engalana la Federación de Peñas, y que son José Arjona (Melchor), Milagrosa Gómez (Gaspar) y Francisco Javier Santiago (Baltasar). Si algo pretenden evitar a toda costa la alcaldesa y su equipo es que las circunstancias les arrollen, tal y como ocurrió hace dos años, así que el Ayuntamiento anunciará de un modo oficial a última hora de la mañana de este viernes si la Cabalgata sale a la calle o si los Reyes esperarán a sus seguidores en el Palacio de la Merced.

Más vallas durante el recorrido

En caso de que el cortejo pueda recorrer la ciudad las novedades importantes serán dos: la primera tiene que ver con el itinenario, la segunda con el refuerzo de la seguridad. Los Reyes empezarán a tirar caramelos a las 17.00 horas en la plaza de Santa Teresa y no habrá cambios respecto a los años precedentes hasta que el cortejo alcance sus momentos finales una vez que cruce el río por el Puente de San Rafael y llegue a Vallellano para seguir por Ronda de los Tejares, la Diputación, Molinos Alta y pise las Ollerías.

Al final de esa avenida la comitiva no girará hacia el Marrubial, que está en obras, para vivir su despedida en la avenida de Barcelona, sino que en la Fuensantilla seguirá recto hacia la Agrupación Córdoba para detenerse junto a la iglesia de San Antonio de Padua, el templo del barrio del Zumbacón, donde todo acabará en torno a las 21.15 según los cálculos del Ayuntamiento.

Habrá protecciones en más de la mitad de los 5,4 kilómetros del itinerario

«La atención a la seguridad será de nuevo prioritaria y para ello estamos en contacto y en coordinación con otras capitales andaluzas», recalcó ayer Carmen González en relación al segundo bloque de novedades. La noticia es que habrá más partes del recorrido valladas para evitar accidentes y atropellos —el suceso desgraciado de Málaga de 2013 en el que un menor pereció está en la mente de todos—, de tal modo que habrá protecciones en 3,5 kilómetros de los 5,4 kilómetros por los que discurrirá el cortejo. Este año se incorporan 1,2 kilómetros de defensas.