TRIBUNALES

Una sentencia anula la prohibición de los circos con animales y permite la instalación de uno en Priego

Defiende que la medida escapa a las competencias de un ayuntamiento y crea jurisprudencia para unos 300 municipios

El propietario del Circo Roma, que se ha instalado este fin de semana en Priego
El propietario del Circo Roma, que se ha instalado este fin de semana en Priego

La localidad de Priego de Córdoba fue la primera de la provincia en convertirse en ciudad libre de circos con animales. Al menos, en la teoría. La moción aprobada por unanimidad en el Pleno municipal de enero de 2010 ha servido de poco a la hora de evitar la instalación del Circo Roma en Priego. La Justicia ha fallado a favor de la Asociación de Circos Reunidos de España, que recurrió la moción aprobada en el pleno de la corporación ante el Contencioso Administrativo.

La sentencia esgrime que los ayuntamientos no tienen competencias para prohibir los circos con animales, algo que sólo puede hacer el máximo organismo institucional, es decir, el Congreso de los Diputados. Así lo explicó a ABC el propietario del Circo Roma, Ricardo Dola, que afirma que tras las numerosas prohibiciones que se les estaban planteando en muchos municipios españoles, varios circos decidieron constituirse en asociación y requerir los servicios de un gabinete jurídico para dar la batalla en los tribunales.

Ahora, esta sentencia favorable puede crear jurisprudencia y afectar a unos 300 municipios que han aprobado mociones similares. De hecho, ayuntamientos como el de Madrid han solicitado copia de la sentencia al Consistorio de Priego, que fue condenado a pagar las costas del juicio. El Circo Roma ha celebrado funciones diarias desde el viernes hasta ayer domingo, consiguiendo completar el aforo.

En Priego, la propuesta fue presentada a instancias Colectivo Andaluz Contra el Maltrato Animal (CACMA), que hizo llegar la moción junto a un informe explicativo -sin fundamentación oficial- en la que recogían las supuestas condiciones en las que se encuentran los animales de circos y las supuestas enfermedades y trastornos psíquicos y del aparato locomotor que, según el colectivo, sufren.

Sin embargo, el propietario de Circo Roma defiende que el argumento que usan los animalistas «no tiene base que lo sostenga», ya que «los animales que tenemos son cuidados y mimados por nosotros y sometidos a un estricto control sanitario y de bienestar por parte de las autoridades, Seprona e Inspecciones veterinarias de la Junta de Andalucía en cada municipio que van». Para probarlo, Dola invita a «cualquier animalista» a visitar las instalaciones del Circo Roma para comprobar si existe maltrato animal.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios