ALTA LITIGIOSIDAD

La subida de reclamaciones por asuntos bancarios satura ya los juzgados de Primera Instancia de Córdoba

Abogados, magistrados y asociaciones de consumidores analizan para ABC el repunte, tras el fallo del Tribunal Europeo

La sección de Civil de la Audiencia prevé una «avalancha» de casos contra entidades bancarias
La sección de Civil de la Audiencia prevé una «avalancha» de casos contra entidades bancarias - ARCHIVO

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de diciembre declarando nulas las cláusulas suelo ha abierto una puerta que parecía encajada al consumidor y es la de la reclamación judicial a las entidades bancarias donde se cuestiona quién paga los gastos de hipoteca, el seguro, el notario, productos bancarios dudosos o simplemente una comisión por tener números rojos en la cuenta. El magistrado de la sección Civil de la Audiencia Provincial, Fernando Caballero, que se convirtió en su etapa como titular del Mercantil 1 en un baluarte de los consumidores por su sentencia contra las cláusulas suelo, adelanta a ABC el aluvión de causas de este tipo que colapsan ya los juzgados de primera instancia de Córdoba.

El magistrado de la sección Civil de la Audiencia Provincial, Fernando Caballero
El magistrado de la sección Civil de la Audiencia Provincial, Fernando Caballero- ARCHIVO

Caballero explica que «siguen entrando cientos de demandas por cláusulas suelo por cuestiones pendientes de resolver como el cálculo de lo que hay que devolver; pero otras muchas por diferentes servicios o productos financieros a los que se les ha abierto una puerta para denunciar».

El primer gran bloque de denuncias que llega a los juzgados cordobeses sigue siendo lo que deben devolver las entidades financieras. En este sentido, este magistrado señala que «parece que es fácil pero no lo es». «Hay que hacer esos cálculos que son de cantidades significativas, con amortizaciones e intereses», afirma. A esto se une otro tema: cuando el contrato de préstamo que tiene la cláusula suelo no se ha celebrado por un consumidor sino por un profesional que ha comprado un local para su actividad y ahí no se aplica la doctrina de protección del consumidor. Eso ocasiona que los bancos se opongan a la petición de nulidad porque no se trata de un contrato de consumo sino de una actividad empresarial como quien compra una vivienda en la playa y la alquila. Eso está generando multitud de procedimientos que ya colapsan los juzgados.

La visión del turno de oficio hipotecario

Juan Luis Garrido, decano del Colegio de Abogados
Juan Luis Garrido, decano del Colegio de Abogados- ARCHIVO

El decano del Colegio de los Abogados, Juan Luis Garrido, tiene uno de los marcadores más importantes para medir el crecimiento de estas demandas judiciales contra los bancos. Unos 150 letrados forman parte del turno de oficio hipotecario que en el último trimestre ha hecho las mismas designaciones (designara a un abogado para un afectado) que en todo el año 2016. Concretamente, para familias sin recursos que tiene problemas relacionados con la gestión y el pago hipoteca, se han solicitado hasta 64 abogados de oficio.

En este sentido, Garrido asegura que «la gente está aprendiendo a reclamar la cláusula suelo y las personas que son más desfavorecidas acuden a especialistas en derecho hipotecario». También es verdad, añade el decano de los abogados, «que están subiendo las consultas, no solo de las cláusulas suelo sino que se pregunta por todas las cuestiones que pueden llevar la nulidad de aspectos como la reclamación de los gastos de constitución de hipoteca, vencimiento anticipadom nulidad de cláusulas o intereses moratorios excesivos».

Facua: las reclamaciones suben un mil por ciento

Francisco Martínez, presidente de Facua
Francisco Martínez, presidente de Facua- ARCHIVO

Pero sí hay algo en lo que coinciden jueces, fiscales y asociaciones de consumidores es que «el consumidor ha perdido el miedo». Mientras tanto, desde Facua, su presidente Francisco Martínez, asegura que las reclamaciones bancarias que reciben han aumentado un mil por ciento, por lo que han tenido que aumentar la plantilla.

Y no son solo en el ámbito administrativo sino judicial. «En los próximos días los juzgados se colapsarán con demandas del incumplimiento del decreto de buenas prácticas bancarias porque los bancos no está cumpliendo, están rechazandolas, con una carta de contestación después de 90 días, diciendo que esos préstamos no son hipotecario inmobiliarios», concluye Martínez.

Toda la actualidad en portada

comentarios