Fachada principal de la Audiencia Provincial de Córdoba
Fachada principal de la Audiencia Provincial de Córdoba - ARCHIVO
TRIBUNALES

El Supremo confirma las penas de cárcel a la pareja que mató a un anciano con metadona para robarle

Los hechos ocurrieron en marzo de 2013 en la localidad de Puente Genil

CÓRDOBAActualizado:

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la sentencia de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba que condena a prisión a un hombre y una mujer, de 47 y 48 años de edad en el momento de los hechos, acusados de un delito de homicidio y otro de robo con violencia, tras supuestamente matar a un varón de 75 años con metadona y pastillas para robarle, en la localidad cordobesa de Puente Genil.

Según recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el Alto Tribunal desestima los recursos de casación de las partes y ha confirmado 15 años y seis meses de cárcel para el procesado y nueve años de prisión para la procesada. Ambos acusados indemnizarán conjunta y solidariamente a los cinco hijos de la víctima en la cantidad de 3.000 euros a cada uno de ellos. La Fiscalía solicitaba para ellos sendas penas de 16 años de prisión.

En concreto, se da por probado que la procesada acompañaba y asistía al hombre «en muchas actividades que este llevaba a cabo, y entre ellas lo acompañaba a la oficina bancaria donde este tenía domiciliada su pensión». Así, el día 27 de marzo de 2013 lo acompañó a la oficina bancaria donde intentó sacar un adelanto de la pensión de 300 euros.

Posteriormente, la víctima le dijo a la acusada que se dirigía al domicilio de su hermano y se separaron. Si bien, sobre las 15.00 horas, los acusados, «actuando de mutuo acuerdo y con el ánimo de apoderarse del dinero» que el hombre tenía, y que «sospechaban que lo guardaba tras haberlo cobrado», se dirigieron al domicilio del mismo.

Intoxicado a la fuerza

De este modo, cuando llegaron a la puerta, abrieron la misma con la llave que la procesada tenía, aunque en al llegar se encontraron al hombre en el citado domicilio, y, «fuera que esperaban que no estuviera, fuera que le exigieran que les entregara el dinero», el acusado supuestamente lo tumbó en el suelo y le introdujo «por la fuerza» en la boca metadona y pastillas que contenían como principio activo benzodiacepinas, a la vez que «le suministró por la fuerza un sorbo de cerveza para facilitar que tragara las citadas pastillas».

Tras ello, ambos acusados registraron toda la vivienda en busca de efectos de valor, si bien no consiguieron su propósito. Sin embargo, debido a estos hechos, el varón falleció, a consecuencia de un edema agudo de pulmón secundario a intoxicación por psicofármacos. En el momento de su fallecimiento tenía 75 años y contaba con cinco hijos mayores de edad.