PEÑARROYA-PUEBLONUEVO

Testigos de la defensa de los constructores investigados en el caso Rocket pretenden desmontar «amaños»

El Juzgado número 2 de Peñarroya afronta la recta final de la investigación de la macrocausa de corrupción política

La alcaldesa de Peñarroya, María Luisa Ruiz, durante su detención
La alcaldesa de Peñarroya, María Luisa Ruiz, durante su detención - ARCHIVO

El Juzgado de Instrucción número 2 de Peñarroya-Pueblonuevo, que investiga el caso «Rocket» -macrocausa de corrupción política-, ha admitido la toma de declaración de los testigos propuestos por la defensa de los constructores de la carretera de Peñarroya -que fueron los últimos en declarar- y que están siendo investigados por el presunto amaño de las concesiones de esta obra dentro de esta macrocausa. Estas declaraciones ante el juez instructor comenzarán este próximo mes de septiembre.

La Fiscalía de Córdoba no se ha opuesto y escuchará la versión de estos testigos de parte que pretenden desmontar la investigación realizada por la Guardia Civil. Los agentes señalaban claramente que las concesiones a la empresa constructora de la carretera dentro del Plan Miner en Peñarroya durante el mandato de la alcaldesa socialista María Luisa Ruiz estaban dados a dedo -es decir, amañados- sin concurso público y objetivo, según han informado fuentes del Ministerio Público.

De esta forma, con la declaración de la todos los investigados y, a lo que se añaden otras pruebas periciales solicitadas por la Fiscalía y la declaración de los testigos de la defensa, el «caso Rocket» toma un gran impulso. Sin embargo, es previsible, según las mismas fuentes, que debido al gran número de investigados y el volumen de la macrocausa, así como los recursos y pruebas que se prevé presenten o soliciten las defensas así como la notificación de las conclusiones del juez, el auto de apertura de juicio oral no llegue antes de 2018.

Toda la actualidad en portada

comentarios