Pintadas en el busto de Gómez Aguilar y en la Trinidad
Pintadas en el busto de Gómez Aguilar y en la Trinidad - ABC
SUCESOS

Los últimos actos vandálicos contra la Iglesia en Córdoba

La Trinidad, San Miguel o el busto de Gómez Aguilar son víctimas frecuentes de ataques vandálicos

CÓRDOBAActualizado:

La aparición este martes de una botella con líquido inflamable (que se ha identificado como un cóctel molotov casero) en una ventana de la iglesia de San Miguel de Córdoba es el último acto vandálico sufrido contra un templo religioso en la capital en los últimos meses. La diócesis acostumbra a lidiar con los ataques que sufren a menudo otras parroquias como la de la Trinidad, sobre cuya fachada se han escrito «dedicatorias» como «la Iglesia que ilumina es la que arde», acompañadas de símbolos anarquistas.

El último de los sucesos que ha sufrido la Iglesia de la Trinidad tuvo lugar en octubre de 2017, cuando el vandalismo se cebó con la fachada de esta parroquia con una pintada en la que se podía leer, en letras rojas, la palabra «fascistas».

Un blanco habitual de este tipo de vandalismo es el busto del sacerdote fundador de la Obra Pía de la Trinidad Antonio Gómez Aguilar, situado en la avenida de La Victoria. Los promotores de este tipo de actos vandálicos parecen tener especial fijación con el sacerdote, cuya efigie suele amanecer «decorada» con cruces invertidas e incluso con las gafas rotas. Desde su inauguración en 2015, el busto de Gómez Aguilar no ha dejado de sufrir ataques.

Aunque la Iglesia y sus símbolos se han convertido en diana de los ataques vandálicos, esta lacra se extiende por toda la ciudad y ha alcanzado también a las esculturas de los Patios realizadas por José Manuel Belmonte, así como al grupo escultórico de Juan de Mesa ubicado junto a la iglesia de San Pedro. Incluso las sedes de grupos de aficionados del Córdoba CF han sido víctima del vandalismo.