«Mezquita de Córdoba», de John Frederic Lewis, impreso en 1836
«Mezquita de Córdoba», de John Frederic Lewis, impreso en 1836 - ABC
EXPOSICIÓN

Así vieron los románticos del siglo XIX a la Mezquita-Catedral de Córdoba

La Real Academia Española muestra una litografía del viajero inglés John Frederick Lewis en 1836

CÓRDOBAActualizado:

No se puede conocer por fotografías algo del primer tercio del siglo XIX, pero la pintura y el dibujo puede cumplir una parecida función documental, aunque no tenga su fidelidad. La Real Academia Española (RAE) acaba de inaugurar en su sede de Madrid una exposición que permite conocer el aspecto de la Mezquita-Catedral en la década de 1830.

La exposición se llama «Visión de España en los viajeros románticos ingleses» y exhibe piezas de la colección Rodríguez-Moñino, donada a la docta casa hace dos décadas junto con una completa biblioteca. En ella hay una pieza titulada «Mezquita de Córdoba» con un paisaje del interior del templo. Su autor es el pintor, acuarelista y orientalista inglés John Frederick Lewis, que en 1832, como miembro de la Old Water-Colour Society, viajó a España para una estancia de dos años. En ese tiempo visitó la ciudad, aunque su obra se imprió en 1836.

Los arcos aparecen blanqueados, como estuvieron hasta bien entrado el siglo XX

En esta litografía a lápiz, rascador y piedra de tinte, que aparece iluminada con colores, muestra la clásica vista del bosque de columnas, aunque con los arcos blanqueados, sin las dovelas de colores. Así estuvieron hasta bien entrado el siglo XX, cuando recuperaron sus tonos originales. A un lado es visible la capilla de Villaviciosa, con los arcos polilobulados, y a otro algunos otros espacios con rejas.

Hay mucha presencia humana. No falta una procesión de clérigos, con sus ropas litúrgicas, que llevan un estandarte, y tampoco el elemento popular en un grupo de personas sencillas arrodilladas. Un hombre aparece apoyado en una de las columnas, con cántaros de agua, y también refleja el autor a dos frailes contemplando la procesión. La exposición refleja una mirada que sería la precursora del turismo moderno y que en Córdoba dejó huella, tanto en lo gráfico como en lo literario, en los escritos de algunos viajeros que contribuyeron a crear una imagen atractiva de la ciudad.