Luis de Haro, Pilar Rivas y Marta Gutiérrez, de izquierda a derecha.
Luis de Haro, Pilar Rivas y Marta Gutiérrez, de izquierda a derecha. - ALFREDO AGUILAR
POLÍTICA

La ausencia total de diálogo entre los dos concejales de Vamos Granada les impide elegir un portavoz

La confluencia de Podemos en Granada sigue enquistada en una crisis interna por la incapacidad de llegar a acuerdos

Actualizado:

Ni se hablan. La inexistencia de diálogo entre Luis de Haro y Marta Gutiérrez hace imposible que Vamos Granada, confluencia de Podemos en la capital, nombre a su nuevo portavoz después de que Pilar Rivas haya pasado a ser concejal no adscrita. Así lo dictaminó el Consejo Consultivo, ratificó la expulsión de Rivas, a diferencia de la de Luis de Haro, ya que él no pertenece al partido Vamos Granada. De este modo, continúa la guerra por el control del grupo municipal, para cuya resolución De Haro propone la figura de un intermediario ajeno a ambas partes.

En un escrito remitido este lunes al Ayuntamiento y al que ABC ha tenido acceso, Luis de Haro asegura que han resultado «infructuosas» sus «gestiones» para ponerse «de acuerdo» con Marta Gutiérrez. Por ello, propone al alcalde Francisco Cuenca tres alternativas. Además de la primera, la del intermediario, el concejal sugiere la posibilidad dar carácter a oficial a la bicefalia con el nombramiento de los dos ediles como «coportavoces solidarios y mancomunados».

En último término, Luis de Haro pide ser nombrado portavoz, dado que él era coportavoz del grupo con Pilar Rivas al frente. Fueron ellos dos quienes arrebataron la portavocía a Marta Gutiérrez el pasado verano: uno de los muchos capítulos de la guerra que paralelamente se libra en Podemos en la capital y en la provincia y que el pasado fin de semana volvió a evidenciarse con un cruce de correos electrónicos oficiales con mensajes entre ambas facciones.

El partido a nivel regional y provincial se desentiende de la crisis en Vamos Granada, que orgánicamente está bajo el ámbito de influencia de Marta Gutiérrez y Alberto Matarán, quien controlaba Podemos en la capital hasta la reciente disolución de su consejo ciudadano tras la marcha de la mayoría de sus integrantes por los desacuerdos con Gutiérrez y Matarán. De momento será una suerte de gestora la que desde Sevilla y con el apoyo de los líderes provinciales se hará cargo de la formación morada en Granada.