El arquitecto granadino Juan Pablo Canales, durante la presentación de su proyecto
El arquitecto granadino Juan Pablo Canales, durante la presentación de su proyecto - L.R.
URBANISMO

Granada Atrio, el ambicioso proyecto que revolucionaría la ciudad de la Alhambra

El joven arquitecto Canales López presenta su propuesta para una futurible estación de trenes que mejoraría el urbanismo de la capital

GranadaActualizado:

Granada Atrio: dos palabras que recuerdan a la polémica obra que nunca llegó a hacerse en la Alhambra y que ahora cobran un nuevo sentido con la propuesta urbanística del joven arquitecto granadino Juan Pablo Canales López. Después de tres años de estudio, casi el mismo tiempo que la capital andaluza lleva sin trenes, Canales ha presentado en la Facultad de Ciencias de la UGR un ambicioso proyecto que resuelve y trasciende la problemática ferroviaria y aspira a dibujar la ciudad que podría ser Granada en el futuro.

Canales quería aplicar los conocimientos que obtuvo en la carrera –estudió en Sevilla– en un proyecto beneficioso para Granada. En muchos sentidos, pues su propuesta es integral y aborda, más allá de la problemática ferroviaria, una solución para una de las áreas más caóticas de la capital: la que rodea a la actual estación de trenes, cuyo crecimiento ha sido en cierto modo caótico y ha impedido una buena conexión entre los barrios circundantes.  

«La zona tiene una densidad residencial altísima con respecto a otras», ha apuntado el arquitecto en la presentación: «Apenas tiene espacios, con edificios altos… Y sería interesante plantear un espacio libre». En una ciudad con escasas zonas verdes, el lugar idóneo, según Canales, sería indudablemente el de la actual estación, que también ofrece una de las mejores panorámicas de la Alhambra, el Albaicín y Sierra Nevada: «Es imposible plantear una iniciativa más favorecedora para Granada».

Revalorizar los suelos

El proyecto que defiende Canales incluye el proyecto de soterramiento de las vías ferroviarias a su entrada en la capital, que en superficie se solventaría con un bulevar de 1.200 de longitud: seis vías con tres andenes con capacidad para albergar dobles trenes. Además, el arquitecto propone la edificación de una nueva estación próxima a su enclave actual, al cual se le podrían dar distintos usos recreativos, al otro lado de Camino de Ronda.

El joven arquitecto está convencido de que su proyecto serviría para «revalorizar» la suma de suelos de distinta índole y cuya conexión pone en entredicho: «Tenemos cinco barrios que no tienen contacto entre sí, y no puede ser». La propuesta aspira a crear una nueva «centralidad» que permitiría homogeneizar la zona y acercarla al casco histórico a través de un parque.

Canales no ha hecho una estimación del coste que supondría ejecutar una obra de tal calibre, aunque cree que el tiempo de construcción no superaría la década. El proyecto ya ha sido presentado en la mesa sectorial que trabaja en la cuestión ferroviaria de Granada, como apuntó Francisco Rodríguez, de la plataforma ferroviaria Marea Amarilla, que acompañó al arquitecto en su presentación y mostró todo su apoyo al proyecto.