Los MIR, este viernes, a las puertas del Hospital Virgen de las Nieves de Granada.
Los MIR, este viernes, a las puertas del Hospital Virgen de las Nieves de Granada. - ABC
SANIDAD

Los MIR de Granada empiezan la huelga en las urgencias «low cost» del SAS

El colectivo de médicos residentes han comenzado este viernes un parón indefinido por la precariedad de sus condiciones laborales

Actualizado:

Como estaba previsto, este viernes, a las 3 de la tarde, el colectivo MIR (médicos internos residentes) ha empezado la huelga en los servicios de urgencias de Granada. Un centenar de residentes se han concentrado a las puertas del Hospital Virgen de las Nieves para protestar por las condiciones laborales con las que desempeñan su trabajo y reclamar a la Junta de Andalucía respuestas a sus demandas para poner fin al modelo de urgencias 'low cost'.

Hace ya días que las negociaciones entre el colectivo de residentes y el Servicio Andaluz de Salud se rompieron. Para los MIR, las soluciones ofrecidas por el SAS no eran tales, pues no atajarían el problema de raíz: que los residentes –aún en fase de formación– están siendo empleados como mano de obra barata, pues cobran cerca de la mitad que los médicos adjuntos, aquellos que ya han terminado los cinco años de residencia.

Las actuales condiciones de trabajo de los residentes que trabajan en las urgencias de Granada no solo contravienen la legislación, sino que además ponen en riesgo la seguridad en la atención que reciben los pacientes y la propia salud de los médicos que les tratan, a menudo aquejados de ansiedad por las guardias de 24 horas, como han recordado este viernes.

En una entrevista con este periódico, varias MIR explicaron su problemática y pidieron al SAS que contrate a más médicos adjuntos para evitar las interminables guardias y garantizar su formación. Lamentan también la falta de supervisión necesaria para un galeno por cuyas manos pasan decenas de vidas diariamente. Los errores, reconocían, existen, pero se tapan. Y para evitarlos emplean una medicina defensiva, consistente en solicitar cuantas más pruebas mejor, para evitar cualquier negligencia, lo que además encarece el coste del servicio.