ECONOM√ćA

La otra cara del centro comercial Nevada

Podría dejar una pérdida de 17.000 puestos de trabajo en Granada y su cinturón metropolitano

Exteriores del centro comercial Nevada en Armilla
Exteriores del centro comercial Nevada en Armilla

Los comerciantes granadinos han hecho cuentas y el centro comercial Nevada, cuya apertura es inminente en Armilla, no es buen negocio para ellos. Un informe presentado en la Confederación Granadina de Empresarios calcula que su puesta en funcionamiento solo arrojará 140 empleos nuevos sin contar con el cierre de las tiendas que conllevará. En términos netos, la Federación Provincial de Comercio de Granada calcula que destruirá unos 17.000 puestos de trabajo, de los que 9.000 podrían ser autónomos.

Se disminuirá así mismo la recaudación de cuotas de la Seguridad Social en unos 6,2 millones de euros al año, y se producirá una reducción de la recaudación tributaria de unos 19,8 millones. Los empleos serán de peores condiciones pues el convenio que rige en la provincia es favorable a los trabajadores en comparación con otros que rigen en el ámbito nacional, ha precisado María Castillo, presidenta de la federación.

Para confeccionar el informe, los comerciantes han contrastado las previsiones del promotor del centro comercial, el empresario Tomás Olivo, con las de las franquicias que se establecerán en él que no contemplan nuevas contrataciones sino trasladar trabajadores desde tiendas del entorno, e incluso cerrar algunas como las instaladas en el centro comercial Serrallo, en Granada capital.

El Nevada dificultaría a su vez la llegada del turismo a la ciudad. Ya ocurre que muchos visitantes solo conocen la Alhambra o Sierra Nevada pero pernoctan fuera. El sitio estratégico de acceso en el que se asienta el centro comercial, presentado antes de sus problemas judiciales como el más grande de Andalucía, les atraería en detrimento del casco histórico. Llevaría a que «lo poco que podíamos tener como granadinos se nos extraiga también», ha explicado Javier Méndez, asesor jurídico de la federación.

Carlos Bejarano, director general de la Confederación Empresarial de Comercio de Andalucía, ha pedido, en este sentido, a los ayuntamientos que hagan un seguimiento exhaustivo de las consecuencias de este tipo de centros comerciales que ya empiezan a estar en desuso incluso en Estados Unidos donde se empieza a apostar por los centros urbanos con tiendas que «ya tenemos en el modelo mediterráneo».

Toda la actualidad en portada

comentarios