El jefe de la Policía Local de Granada, José Antonio Moreno
El jefe de la Policía Local de Granada, José Antonio Moreno - ABC
TRIBUNALES

El jefe de la Policía Local de Granada irá a juicio por el presunto acoso a una compañera

La Fiscalía solicita su absolución, mientras que la acusación pide cárcel para José Antonio Moreno y una indemnización

Actualizado:

Un presunto delito de acoso laboral y otro de lesiones psíquicas. Son los dos cargos que se le imputan a José Antonio Moreno, jefe de la Policía Local de Granada, a raíz de la denuncia interpuesta por una compañera de trabajo: la que fuera inspectora del grupo adscrito a la Policía Judicial, que sufrió un ataque informático aún sin esclarecer por el que se perdió toda la información digitalizada. El Juzgado de Instrucción 1 de Granada ha procedido a abrirle juicio oral a Moreno en un auto del que da cuenta el periódico Ideal.

La Fiscalía pide el sobreseimiento de la causa, la acusación particular reclama una pena de dos años y nueve meses de cárcel para Moreno y la defensa de éste arguye que todo responde a una maniobra «política» y con «ánimo de venganza» que persigue apartarle del cargo que ostenta y en virtud del cual destinó a la denunciante a patrullar los barrios de Granada después de estar unos 15 años –la etapa del exalcalde popular Torres Hurtado– al frente de la unidad adscrita a la Policía Judicial.

No solo la destinó a otro servicio, sino que supuestamente dificultó su labor al no dotarla de taquilla, despacho, ordenador y teléfono, según sostiene la acusación, que aportó pruebas videográficas cuando comenzó a instruirse la causa. Estos presuntos hechos habrían provocado en la denunciante daños de tipo psicológico que estarían avalados por un informe forense que le diagnostica un trastorno de ansiedad y depresión por el que reclama que se le indemnice con casi 30.000 euros.

El examen filtrado

La defensa de Moreno atribuye su «lógico» estado psicológico al hecho de que la inspectora –nombrada por decreto en 2011 tras acceder a su plaza de subinspectora mediante un examen del que se filtraron las preguntas, como reconoció el Tribunal Supremo– pasara a ocupar un cargo ostensiblemente inferior «por unas trampas en una oposición», según apunta el abogado del jefe policial.

Además, añade que fue ella quien solicitó su nuevo destino por su «enemistad con el responsable de tráfico», lo que a ojos de la defensa es un «trato de favor» en la reordenación organizativa que acometió José Antonio Moreno tras ser puesto al mando de Policía Local por iniciativa del equipo de gobierno socialista después de que el PP perdiera la Alcaldía tras el estallido de la Operación Nazarí, que se produjo el 13 de abril de 2016.

Fue precisamente ese día cuando se grabó el vídeo aportado por la denunciante, en el que Moreno afirma que «los que tienen que estar muy preocupados son el personal eventual de confianza, aquellos que, cuando se marcha el político, se marchan ellos. Van a decir “qué voy a hacer yo ahora, de qué voy a vivir”. (..) A ver si va a pasar como con el tema de las oposiciones, ahora más que nunca parece que se van a ejecutar, porque se han perdido un poco ya los apoyos. Algunos y algunas ya tienen que tener un problemilla».

Polémica por machismo

La defensa insiste en la idea de que por parte de Moreno existe una clara animadversión hacia ella. No es la primera polémica que protagoniza el jefe de la Policía Local, que ya fue denunciado por la concejal popular María Francés a cuenta de unas declaraciones machistas cuando la edil preguntó por el gasto en pienso para los perros con los que cuenta el cuerpo: «Como si ella no comiera, con ese cuerpo que tiene».