Manuel y Violeta, los hijos de Sonia
Manuel y Violeta, los hijos de Sonia - ABC

La madre de Violeta y Manuel: «Mi exmarido tenía esto muy pensado»

Según Sonia Barea, el padre de los menores había planeado desaparecer con ellos y recuerda el pasado violento de este expolicía local de Alcalá de Guadaíra (Sevilla)

SEVILLA/ GRANADAActualizado:

Sonia Barea teme lo peor. Su expareja, el policía local de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) Manuel Lebrón se ha llevado a sus hijos pequeños y teme que no sea para darle a ella un susto. «Es un hombre muy violento, muy agresivo, tendría que estar ya en prisión», indica Barea.

Sonia y Manuel tuvieron dos hijos (Violeta y Manuel) durante la relación que los mantuvo unidos durante siete años. El mayor tiene diez años, el más pequeño, siete. Con el tiempo, ella asegura que empezó el maltrato. Físico y psicológico. Y comenzaron las denuncias.

El nivel de agresividad de Manuel, denunció Sonia, llegó al punto de que tuvo que pedir amparo al Instituto Andaluz de la Mujer, que la llevó a un piso de acogida en Granada. La quitaron de en medio porque Manuel «no respetaba nada, ni la casa de mis padres», donde se mudó al separarse.

Sonia ha explicado esta mañana a la cadena Cope que entregó a sus hijos al padre en Navidad. El día 30 debía pasar por ellos al centro donde hacen el intercambio. «Él tiene una orden de alejamiento -indica Sonia-, así que tiene que ir antes de que yo llegue. Pero como los trabajadores del centro veían que no llevaba a lo niños, me avisaron. Y como no lo localizaron, avisaron a la Policía».

Premeditado

Sonia cree que esto no es una pequeña venganza del padre. Ni algo espontáneo. Tiene claro que «esto lo tenía muy pensando. Tanto su pareja como su madre saben donde están mis hijos», denuncia. Aunque es la primera vez que se lleva a los niños, los pequeños había advertido a su madre: «Le había dicho a los niños que se iban a ir fuera y no iban a volver en mucho tiempo».

Los niños, explica Sonia, «no querían ir con su padre. Esta vez me decían "que no, que no, que no". Igual es que la última vez que los tuvo les dijo algo y ellos no me lo supieron contar del todo», se teme la madre.

Sonia recuerda el pasado de maltrato y teme por sus dos hijos: «Yo he sufrido malos tratos y lo he denunciado muchas veces. Lo condenaron a 36 meses de prisión». Y también que el hombre es policía y además tiene otros problemas con la ley, aparte de los causados por el maltrato. «El día 14 tuvo otra detención porque intentó atropellar a una persona». Con la ley tras sus pasos por esta última agresión, Manuel ha decidido no entregar a los niños a la madre.

Llamada del padre

Sonia ha acudido este martes por la mañana a los juzgados de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) para reclamar información sobre la investigación iniciada para localizar a su exmarido y padre de los niños y a los dos menores.

Fuentes judiciales han confirmado a Efe que la mujer se ha personado pasadas las 10.00 de la mañana en el juzgado número 3 de Alcalá de Guadaíra, localidad en la que su exmarido era Policía Local hasta ser expulsado del cuerpo, tras llegar esta mañana desde Granada, localidad en la que reside.

La madre de los niños ha llegado a los juzgados acompañada de su hermana, aunque no ha podido entrevistarse con el juez al estar el magistrado de vacaciones.

Entre otras pistas, la Policía Nacional investiga una llamada realizada anoche a la Policía Local de Alcalá de Guadaíra por el padre de los dos niños, en la que dijo a un excompañero que los niños «no están secuestrados, están con su padre».