El metro de Granada continúa sin fecha de inauguración
El metro de Granada continúa sin fecha de inauguración - IDEAL
METRO GRANADA

El metro de Granada podría haber dado ya dos vueltas alrededor del mundo

La Junta sigue sin dar una fecha concreta para su inauguración, prevista ahora para agosto

GranadaActualizado:

El perímetro del planeta Tierra es de unos 40.000 kilómetros, menos de la mitad del recorrido que ya ha superado en su fase de pruebas el metro de Granada, que continúa sin fecha de inauguración. El tranvía podría haber dado la vuelta al mundo dos veces, pues acumula más de 83.000 kilómetros desde que echaran a rodar los primeros vehículos el pasado mes de febrero.

Después de seis meses en periodo experimental, la Junta aún no baraja una fecha concreta para la explotación comercial de la infraestructura. Tras 10 años de continuos retrasos en las obras y otras tantas –no pocas» demoras en la puesta en marcha, explotación comercial sigue siendo una incógnita. «Nos aproximamos al objetivo que nos hemos comprometido», aseguró ayer la delegada de Fomento en Granada, Mariela Fernández-Bermejo.

Los tiempos de viaje no están siendo los esperados y la Consejería de Fomento se escuda en la necesidad de garantizar la «fiabilidad» del sistema, para lo que se ha marcado un objetivo: alcanzar el 95% de eficiencia. Los últimos datos facilitados por la administración rebajan al 90% los resultados que actualmente arroja el metro, cuando hace tres semanas no pasaban del 89%.

Una vez llegue al mínimo fijado, el metro entrará en funcionamiento 48 horas después. La inauguración se hará sin fotos ni acto protocolario. Directamente, la infraestructura estará abierta al público, algo que se prevé para los próximos días, según apuntó el consejero del ramo, Felipe López, el pasado fin de semana. López señaló que la apertura del metro se enmarca dentro del mes de agosto.  

Disminuyen las incidencias

Están empezando a surtir efecto las campañas de concienciación implementadas por la Junta de Andalucía, que responsabiliza de los problemas de integración del metro al elevado número de incidencias registradas, cuyas cifras han mejorado progresivamente a lo largo de las últimas semanas. La ocupación de las vías por parte de coches y peatones y el uso de frenos de emergencia en las intersecciones son los principales motivos.

A ellos se aferra la administración, que a menudo obvia otro tipo de incidencias, como choques o error de circulación, probablemente fruto de la falta de experiencia de los conductores, los cuales perciben un sueldo que ronda el Salario Mínimo Interprofesional y trabajan más horas de las estipuladas por contrato, según denuncian los propios maquinistas. El incumplimiento de las condiciones económicas inicialmente acordadas se ha traducido en que algunos hayan renunciado al puesto.

Además, faltan por despejar otras dudas que atañen a la infraestructura. Por un lado, el sistema de semaforización sigue sin estar convenientemente ajustado a la circulación y tampoco es seguro que se aplique, como pide el Ayuntamiento, el método de transbordo gratuito entre metro y autobús, algo que el Consistorio no da por perdido.

Expertos en gestión de transportes consultados por ABC apuntan que la integración tanto tarifaria como de líneas entre metro y autobús sería fundamental para garantizar la viabilidad del tranvía, que aspira a reducir en un 15% el tráfico de vehículos privados. Las fuentes referidas también aseguran que, en contra de las apariencias, no es tarea fácil y puede llevar más meses poner en funcionamiento una infraestructura de estas características y lamentan que la Junta se haya precipitado a la hora de fijar fechas de inauguración que han sido una y otra vez retrasadas.