La Policía estaba en la zona realizando un registro domiciliario
La Policía estaba en la zona realizando un registro domiciliario - ABC

Otro tiroteo mortal marca al norte marginal de Granada

Un gitano acribilla a balazos en una reyerta a dos hermanos de origen marroquí

GRANADAActualizado:

Un joven ha sido asesinado este jueves en la zona Norte de Granada en el transcurso de un tiroteo. Testigos presenciales han relatado a ABC que la reyerta la protagonizaron un grupo de gitanos del clan familiar de «los Mocos» y otro grupo de personas de origen marroquí.

Otras dos personas se encuentran heridas, siempre según fuentes oficiales. Uno de ellos tiene un pronóstico muy grave. La Policía Nacional apunta a un posible ajuste de cuentas como causa del crimen en un entorno donde numerosas familias se dedican al cultivo indiscriminado de marihuana.

Se da la circunstancia de que la Policía Nacional –han señalado desde su gabinete de comunicación– estaba efectuando un nuevo registro domiciliario a sólo 200 metros del lugar del tiroteo cuando éste se ha producido. La actuación de los agentes se enmarca dentro del «plan de choque» contra la marihuana que desde hace semanas ha implementado la Subdelegación del Gobierno en Granada en la zona Norte, repleta de inmuebles con voluminosas plantaciones de cannabis.

Este «plan de choque» ha dinamitado una suerte de pacto implícito que ha existido en el barrio durante años. De alguna manera, las administraciones han tolerado la proliferación de cultivos hasta convertir a la zona Norte en un auténtico polígono industrial de la marihuana, repleto de enganches de luz ilegales que se traducen en constantes cortes del suministro eléctrico; en contraposición, la criminalidad ha descendido.

Sucesos similares

Aunque la Policía descarta que haya una conexión directa con anteriores asesinatos, lo cierto es que existe un hilo que une éste y otros sucesos similares en el marginal barrio del Almanjáyar y suburbios aledaños. Es el segundo incidente armado que tiene lugar en la zona Norte de la capital en menos de dos semanas.

A finales del mes de febrero, un joven resultó muerto tras recibir un disparo que realizó su tío, el cual está identificado y en busca y captura. También en este caso la Policía apuntó a un posible ajuste de cuentas relacionado con plantas de marihuana. Este suceso generó una ola de vandalismo en el barrio de la Cartuja, donde han ardido una decena de coches a raíz del incidente.

Otra mujer fue asesinada de forma violenta en los últimos días de 2016. La Policía pensó en un principio que le dispararon cuando bajó a sacar la basura, aunque posteriores indicios apuntan a que ya estaba muerta y a posteriori su cadáver fue trasladado y depositado cerca de los contenedores.