La Guardia Civil ha detenido y luego puesto en libertad a la mujer en Granada
La Guardia Civil ha detenido y luego puesto en libertad a la mujer en Granada - ABC
SUCESOS GRANADA

Una mujer acuchilla a su expareja tras saltarse la orden de alejamiento por malos tratos

La Guardia Civil ha puesto en libertad a la mujer, que asegura que temió por su vida y actuó en defensa propia

Actualizado:

La Guardia Civil detuvo este lunes a una mujer que horas antes había acuchillado a su expareja después de que el hombre se saltara la orden de alejamiento que pesaba sobre él. El incidente ocurrió en la misma mañana del lunes, poco antes de las 8, cuando el varón acudió al domicilio de Cúllar Vega, en Granada, donde ella reside con sus dos hijos, los cuales se encontraban en el interior del inmueble cuando sucedieron los hechos.

Una llamada al 112 alertó de que un hombre se encontraba herido –y consciente– tras ser apuñalado en la calle Salvia de Cúllar Vega, según informan fuentes de la Guardia Civil, mientras que la mujer se encontraba refugiada en la vivienda que comparte con los dos menores, que no sufrieron percance alguno durante el incidente.

La mujer empleó un cuchillo «en defensa propia» contra el hombre, con el que mantuvo una relación sentimental y sobre el que pesaba una orden de alejamiento por malos tratos, por lo que ahora está acusado de un delito de quebrantamiento de dicha orden. Ambos tienen 33 años y son originarios de Sudamérica.

Los servicios sanitarios se personaron en el lugar de los hechos y asistieron al varón antes de trasladarlo a un hospital de la capital, donde recibió atención sanitaria y ya ha recibido el alta médica ante la levedad de sus lesiones, pues las cuchilladas no afectaron a los órganos vitales, y los agentes le han comunicado los cargos que existen contra él.

Tanto la Policía Local de Cúllar Vega como la Guardia Civil acudieron al lugar del incidente, donde la mujer fue detenida y llevada a dependencias del Instituto Armado. Una vez allí, los agentes le tomaron declaración antes de ponerla a disposición de un juez por un supuesto delito de homicidio en grado de tentativa o un delito de lesiones con el atenuante de haber actuado en legítima defensa.

La mujer que declaró haber temido por su vida ante la presencia de su expareja, que la agredió antes de que ella utilizara el cuchillo para defenderse, según el relato que ofreció a los agentes de la Guardia Civil. Este martes ha sido puesta en libertad aunque con el requerimiento de que presente declaración en sede judicial.