El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, este jueves en Granada
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, este jueves en Granada - L.R.
PENSIONES

Pedro Sánchez promete impuestos a la banca para «rescatar» el sistema de pensiones

El secretario general del PSOE propone un cambio de financiación para salvar los planes públicos de jubilaciones

GranadaActualizado:

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha participado este jueves en una asamblea abierta en la que ha esbozado la que será una de sus principales líneas de batalla de cara a las próximas elecciones. Entre el decálogo de acuerdos de país que Sánchez propone, la reforma del sistema público de pensiones es una de sus prioridades. Así lo ha defendido en Granada con la notable ausencia de Susana Díaz, aunque escoltado por el alcalde de la capital andaluza, Francisco Cuenca.

Pedro Sánchez ha prometido un cambio en el modelo de financiación de las pensiones, que está abocado a la quiebra, según el socialista, por la disminución de las cotizaciones, el paro y la precarización en general. Sánchez considera «urgente» acometer una reforma del sistema público de pensiones para que no solo sea sostenible, sino además «digno», algo que pasaría por la implicación de la banca.

«Si hay un gobierno socialista, la banca rescatará el sistema público de pensiones», ha aseverado Sánchez ante una sala abarrotada de militantes, que han aplaudido la contundencia de su secretario general. Pedro Sánchez ha asegurado que, de los 15.000.000.000 euros de déficit anual de las pensiones, unos dos mil millones serán recaudados mediante un impuesto a las entidades financieras y otro a las transacciones de este tipo: «Es justicia social».

De este modo, ha insistido Sánchez, será posible garantizar las pensiones del futuro sin la necesidad de que el Estado se endeude más. «Hay una situación de emergencia en el sistema de la seguridad social. Gastamos más de lo que ingresamos», ha aseverado antes de sintetizar su análisis en una frase: «Trabajadores pobres, pensionistas pobres».

Un desafío demográfico

Sánchez ha puesto énfasis en una fecha: el año 2023. Para entonces está previsto que empiece a jubilarse la generación del «baby boom». Sin cambios, Sánchez vaticina que la situación no hará más que empeorar: «Estamos ante un desafío demográfico que no tiene que ver con los partidos políticos», pero que se suma a la coyuntura económica, que no ayuda a la mejora del sistema de pensiones.

«Se dice que la economía está creciendo, que está bajando el paro», ha comentado Sánchez, que ha insistido en el «impacto» que tiene el trabajo precario sobre el sistema público de pensiones. Según el secretario general socialista, la subida del Salario Mínimo Interprofesional hasta los 1.000 euros, el aumento de la calidad del empleo para que suban también las cotizaciones y la racionalización del gasto –al cargar a los presupuestos partidas que ahora afronta la Seguridad Social– son los ingredientes de Sánchez para cubrir casi al completo el déficit.