ES NOTICIA
Granada
Ejemplares de pino afectados por la plaga de perforadores en Almería - ABC
MEDIO AMBIENTE

Las plagas avanzan por la Sierra de Los Filabres de Almería sin un plan de contención

La Junta opta por «dejar que se estabilicen» a pesar de que el ejemplo de Granada ha evidenciado que sólo complica la problemática

GranadaActualizado:

La plaga de insectos perforadores que está diezmando la masa forestal de la Sierra de Baza hace ya tiempo que traspasó la frontera invisible con la almeriense Sierra de Los Filabres. Si bien en Granada la Junta de Andalucía ha reservado tres millones de euros para tratar de contener su avance, en Almería aún no han abordado la problemática que ha acabado en sólo un año con millones de pinos en la provincia colindante.

En Almería, la Junta ha optado por «dejar que se estabilice» la situación, como se hizo en un principio en Granada, donde se ha evidenciado que la demora en las actuaciones ha recrudecido el problema. «No nos estamos planteando cortas como en Granada, es prematuro, a ese nivel no hemos llegado», han apuntado a este periódico fuentes de la Delegación de Medio Ambiente en Almería: «Si la cosa se agrava, habrá que hacer un plan más ambicioso».

Por el momento, únicamente se están llevando a cabo las talas de saneamiento habituales, aunque la administración reconoce que ambos parques forestales están sometidos a las «mismas condiciones», por lo que rehúsan hablar de «contagio». La diferencia entre la Sierra de Baza y la de Los Filabres es, en esencia, competencial.

Muerte súbita

Oficialmente, serían cerca de 500 las hectáreas afectadas por este insecto perforador, que se infiltra en los pinos en los meses de verano y no hasta el invierno cuando deja sentir sus efectos en los árboles, los cuales sufren una suerte de muerte súbita ante la imposibilidad de defenderse de un ataque masivo. Por ello, los ecologistas de la Asociación Proyecto Sierra de Baza esperan que la plaga de perforadores tenga un repunte en los próximos meses.

Los estudios elaborados por Medio Ambiente han determinado que la masa forestal de Baza y Los Filabres se corresponde con un proceso conocido como decaimiento forestal, propiciado por el cambio climático. A la falta de lluvias y el aumento de las temperaturas hay que sumar, sobre todo, la ausencia de heladas en los meses de frío: «Ese es el mejor insecticida», sostienen los técnicos de la Junta en Almería, que depositan sus esperanzas en la climatología invernal.

Outbrain