Manifestación contra el aislamiento ferroviario en Granada.
Manifestación contra el aislamiento ferroviario en Granada. - RAMÓN L. PÉREZ
AVE GRANADA

El PSOE, sin excusas para poner fin al aislamiento ferroviario de Granada

La alineación de instituciones socialistas con el cambio de Gobierno deja sin justificación la demora de proyectos pendientes que lastran el desarrollo de la provincia

Actualizado:

La reconexión por tren de Granada ha sido uno de los caballos de batalla del PSOE desde que el PP accedió al Gobierno central en 2011. A pesar de las promesas al respecto incumplidas por el ejecutivo de Zapatero, los socialistas se han mostrado críticos con el aislamiento ferroviario que sufre la provincia desde hace más de tres años. El fin de esta situación, la llegada del AVE y las obras para el soterramiento de las vías a su entrada en la capital son algunos de los proyectos pendientes, donde la alineación de administraciones en manos del PSOE deja sin excusas al partido del presidente Pedro Sánchez para saldar las cuentas estatales con la provincia.

La moción de censura que ha desbancado a Mariano Rajoy acarreará, además de su consecuencia lógica, una circunstancia colateral y singular: el Ayuntamiento de la capital, la Diputación provincial, la Junta de Andalucía y el Gobierno de España van a estar comandados por una misma formación política, lo que a priori implica cierto grado de sintonía y lealtad institucional. En otras palabras: que las culpas, en caso de haberlas, recaerían siempre sobre compañeros del partido, donde reconocen que se juegan quedar en entredicho y que la etapa que ahora se abre supone un auténtico «examen» para el PSOE, que oficialmente rehúsa hacer declaraciones porque aún es «pronto».

La plataforma Granada en Marcha ya ha exigido a los socialistas su compromiso en un comunicado en el que «insta a los representantes del PSOE granadinos a ser coherentes con sus posiciones públicas estos años atrás en materia ferroviaria». «No hay tiempo que perder», reza la nota, que recuerda que el aislamiento podría «acabar mañana mismo» con la reconexión del tráfico de tren convencional por la línea de Moreda, «algo que es perfectamente factible» dado que las vías están listas para ser utilizadas, como ha demostrado la Marea Amarilla en varias ocasiones: el tren de lujo Al-Andalus no tiene problemas para rodar por sus raíles, a pesar de los impedimentos esgrimidos por Fomento en los últimos años.

La reconexión por Moreda garantizaría otras de las reivindicaciones irreductibles del PSOE en los últimos años: el desdoblamiento por Loja para evitar que los trenes de alta velocidad atraviesen el criticado túnel de San Francisco, el soterramiento del AVE a su entrada en la capital por el barrio de la Chana y la nueva estación de ferrocarriles, «que si no se hace bien a la primera no se hará nunca», apunta Granada en Marcha, que cita declaraciones de la misma formación socialista y apela directamente al presidente de la Diputación, José Entrena, y el alcalde de la capital, Francisco Cuenca.

Optimismo socialista

Ambos han reaccionado. Entrena, también secretario general del PSOE granadino, confía en que la provincia «será una prioridad en este esperanzador e ilusionante tiempo político» que ahora empieza. Más beligerante se ha mostrado al respecto el regidor del Ayuntamiento: Francisco Cuenca ya ha recalcado su compromiso de defender «con toda la firmeza» a Granada.

En declaraciones al diario Ideal, desde la caseta de los socialistas en la feria capitalina, donde todo ha sido fiesta en los últimos días, Cuenca aseguró que no cederá «ni un ápice» a las demandas planteadas. Y en ese sentido, el alcalde espera «un cambio de actitud tras tres años de desprecio»; un cambio similar, dijo, al que se produjo en Granada tras el estallido de la Operación Nazarí.

«Había que dar un giro y recuperar la confianza de los españoles y normalizar la vida del país», aseveró Francisco Cuenca, que ya ha contactado vía Whatsapp con el nuevo presidente del Gobierno. Por sus recientes visitas a la capital, Pedro Sánchez ya «conoce las prioridades de Granada», que van más allá de las reivindicaciones ferroviarias que han sido bandera de los socialistas en la provincia.

Más que trenes

La reconexión por tren, la llegada del AVE, su soterramiento, la reapertura de la línea Guadix-Baza-Almanzora-Lorca y, en general, la potenciación del Corredor Ferroviario Mediterráneo no son las únicas deudas pendientes del Gobierno central con la provincia. Otros importantes proyectos siguen a la espera de la financiación necesaria para poder salir adelante.

Es el caso del acelerador de partículas IFMIF DONES, para el que reclaman más dinero múltiples organismos, como la Confederación Granadina de Empresarios, con tal de que la candidatura de Granada sea la finalmente elegida para albergar este proyecto que generaría miles de puestos de trabajo cualificado.

En materia de infraestructuras destaca la presa de Rules, ya popularmente conocida como «la piscina más grande de Europa». El Gobierno del Partido Popular apenas ha avanzado en el proyecto de las canalizaciones para poder distribuir el agua por una zona que lo necesita especialmente. «No puede esperar más», aseveraba hace pocos días la misma presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en una visita a la Costa Tropical granadina donde calificó de «urgente» la culminación de este proyecto.

Los socialistas también se han mostrado reivindicativos con la línea eléctrica Caparacena-Baza-La Ribina para dotar al norte de la provincia de energía suficiente para atraer inversiones, en una zona aquejada por la despoblación en aumento y que continúa a la espera de un impulso industrial que la salve del peligro que la acecha. Uno entre otros tantos proyectos pendientes que lastran el desarrollo económico en una provincia que lo requiere.