El metro de Granada sigue sin alcanzar los mínimos para poder entrar en funcionamiento
El metro de Granada sigue sin alcanzar los mínimos para poder entrar en funcionamiento - ABC
METRO GRANADA

La puesta en marcha del metro de Granada se retrasa otra vez

La Junta no baraja fecha concreta alguna tras descartar la inauguración en julio

GranadaActualizado:

La opinión pública granadina ha perdido la cuenta del número de veces que se ha pospuesto la entrada en funcionamiento del metro. De nuevo, la Junta ha vuelto a demorar la inauguración del tranvía, que estaba prevista para el «horizonte» de julio y ha sido ya descartada. Tras una década de retrasos en las obras y un sinfín de prórrogas desde que acabaran, la Consejería de Fomento no baraja una fecha concreta para que el metro de Granada eche a rodar.

Así lo ha reconocido al diario Ideal la delegada de Fomento en la provincia, Mariela Fernández-Bermejo, quien se limita a hablar de «próximas fechas», sin especificar siquiera si la explotación comercial de la infraestructura comenzará en agosto o se dejará para después del verano. La Junta esgrime, como viene haciendo desde hace meses, que las ocupaciones de las vías impiden al metro alcanzar los mínimos estimados para su normal funcionamiento.

Fomento calcula que el tranvía debe alcanzar «el 95%» de eficiencia para poder «garantizar» su puesta en funcionamiento. En estos momentos el testeo no supera el 90%, a pesar de que el metro, que lleva cinco meses en fase de pruebas, podría haber dado la vuelta al mundo por los miles de kilómetros que lleva recorridos. Por ahora, cerca de 60.000.

Las incidencias habituales

Tampoco han surtido un efecto considerable las campañas de comunicación implementadas por la Junta para sensibilizar a conductores y peatones, a quienes la administración apunta como culpables de las incidencias registradas en todo este tiempo, cuya cifra prácticamente se mantiene igual desde el principio. Sin embargo, se han producido también otro tipo de incidencias por la falta de formación de los conductores.

Mientras la administración espera a que descienda la cifra de incidencias, continúa formando a los maquinistas inexpertos, algunos de los cuales han decidido rechazar la oferta por los precarios salarios que perciben, muy por debajo de lo pactado en un principio. La mayoría de los sueldos rondan el Salario Mínimo Interprofesional, una cantidad que en algunos casos no se corresponde con el número de horas trabajadas realmente.

Además, el sistema de semaforización sigue sin estar ajustado a la circulación del metro. A pesar de todo lo relatado, expertos consultados por ABC ponen el acento en la necesidad de coordinar el tranvía con otras opciones de transporte, no sólo mediante la integración tarifaria y la aplicación del transbordo gratuito, que aún sigue en el aire, sino también con la reestructuración de líneas de autobús.