El médico Jesús Candel no se ha presentado en su nuevo destino laboral
El médico Jesús Candel no se ha presentado en su nuevo destino laboral - L. R
SANIDAD

Spiriman no acude a su nuevo puesto de trabajo y se enfrenta a un expediente

Jesús Candel se negó a aceptar el traslado hasta que no termine la «desfusión» hospitalaria de Granada

GranadaActualizado:

El médico Jesús Candel, más conocido como Spiriman, no ha acudido este viernes a su puesto de trabajo en el servicio de urgencias del Hospital Campus de la Salud de Granada. Él y otros ocho profesionales con plaza en el Hospital Virgen de las Nieves fueron avisados hace un mes de su traslado de cara al mes de diciembre. Salvo uno de los sanitarios afectados por la decisión del Servicio Andaluz de Salud, el resto han manifestado en los últimos días su rechazo a este cambio hasta que no se complete el proceso de «desfusión». La ausencia de Candel en su puesto de trabajo podría acarrearle la apertura de un expediente interno.

Este grupo de médicos sostiene que el traslado no responde a ningún criterio científico. Más bien al contrario, aseguran que el cambio no hará sino empeorar la ya deteriorada atención de los servicios de urgencias, y en un momento crítico: en el arranque del periodo de alta frecuentación. Ante la negativa del SAS a atender la petición de los sanitarios afectados, con quienes mantuvieron el jueves una reunión infructuosa los gerentes de los hospitales, Candel habría decidido no presentarse en su nuevo destino, según ha podido saber este èriódico.

Por su parte, el Servicio Andaluz de Salud afirma que el cambio se enmarca dentro del proceso de «desfusión» hospitalaria, a pesar de que el cronograma oficial con el que trabaja la Junta de Andalucía reserva para el final de esta reordenación los cambios en los servicios de urgencias. De nada sirvió que este jueves se congregara un millar de seguidores de Spiriman a las puertas del Hospital Virgen de las Nieves para reclamar a la dirección del mismo que frenara este traslado hasta que no haya abierto el Hospital de Traumatología, aún en obras.

Es por eso que ni Candel ni su entorno entienden las razones que habrían llevado al SAS a adoptar esta medida, con la que tampoco está de acuerdo la plataforma Granada por su Salud, que había pedido a la administración que determine «cuántas plazas estructurales de personal quedan por cubrir para alcanzar un funcionamiento aceptable de la asistencia sanitaria». De momento, Salud no ha anunciado contrataciones para hacer frente a las necesidades asistenciales de las semanas venideras.