PARTIDO POPULAR

El último esperpento del PP en Granada: denuncian una agresión entre militantes

La crisis por el liderazgo del partido suma un nuevo episodio bochornoso

José Torrente es exvicepresidente del PP en Granada.
José Torrente es exvicepresidente del PP en Granada. - ABC

La carrera por el liderazgo del PP en Granada no deja de dar sorpresas. Han dado de sí los capítulos de los últimos meses, con traiciones, escenas de amor, robo de muebles, supuestas amenazas y un extenso elenco de frases chusqueras más propias de las telenovelas que de un partido serio. La última escena: una presunta agresión entre militantes de dos bandos distintas.

José Torrente, segundo de a bordo de la principal candidatura alternativa, la de Juan García Montero, denunció ayer que el pasado martes fue víctima de un golpe que le habría propiciado Vicente Aguilera, próximo al actual presidente, Sebastián Pérez. Según denunció Torrente ante la Guardia Civil, los hechos sucedieron en la misma puerta de la sede provincial. Él se encontraba ahí cuando pasó por delante Aguilera sin que éste le saludara.

Torrente se lo reprochó y Vicente Aguilera, siempre según el relato del primero, le espetó que era «un falso y un sinvergüenza» y sin mediar palabra le propinó un «fuerte» puñetazo. «Vicente, por Dios, que me acabas de pegar», respondió José Torrente, a quien Aguilera, de 70 años, le respondió: «Busca un sitio para ir a darte más o si no ya te darán otros». El supuesto agresor niega la mayor, aunque reconoce que hubo una discusión acalorada entre ambos y que utilizó los brazos en defensa propia.

La denuncia de esta supuesta agresión se formuló después de que el diario IDEAL publicara que Juan García Montero se vio envuelto el pasado martes en un incidente con la Policía Local de Granada. El edil capitalino fue cazado por los agentes, a quien les recordó que es concejal del PP. Le pararon porque su mujer –que gritó y le tiró el bolso a los policías cuando le pidieron que se identificara con su DNI– no llevaba casco, por lo que fue multada y denunciada por alteración del orden público.

Después de que se supiera que copar un titular es tan fácil como presentar una denuncia, Torrente se dirigió a un centro de salud, donde alegó que sufría dolores a causa de una agresión. El sanitario que le atendió no tuvo más remedio que dar parte a un juzgado, por lo que posteriormente declaró ante la Guardia Civil la supuesta agresión. El parte médico califica de «leve» la contusión de José Torrente.

Toda la actualidad en portada

comentarios