El agresor propinó patadas a la víctima en presencia de su hijo
El agresor propinó patadas a la víctima en presencia de su hijo - ABC

Dos años y 9 meses cárcel por romper la nariz y patear a su pareja

Las agresiones se cometieron delante de su hijo de un año en el domicilio familiar

HUELVAActualizado:

El Juzgado de lo Penal 3 de Huelva ha condenado a un hombre a dos años y nueve meses de cárcel por romper la nariz a su pareja de un cabezazo y, posteriormente, cuando volvió a su domicilio a los pocos días, patearla delante de su hijo de un año.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, considera a esta persona autora de un delito de lesiones, por el que le impone dos años de cárcel y otro de maltrato de obra en el ámbito de la violencia de género sumándole nueve meses más.

Por éste último, además, lo priva del derecho a la tenencia y porte de armas durante tres años con pérdida de vigencia y le prohíbe aproximarse a menos de 200 metros la víctima, a su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro que frecuente y no comunicarse por cualquier medio o procedimiento.

Asimismo, en concepto de responsabilidad civil se le impone el abono a la víctima de la cantidad de 1.568 euros más los intereses por las lesiones sufridas.

Se considera probado que víctima y acusado mantenían una relación de afectividad análoga al matrimonio, con hijos en común.

El día 18 de diciembre del 2014 sobre las once de la noche ambos iniciaron con ésta una discusión en el domicilio familiar y en el curso de la misma el acusado le dio un cabezazo en la nariz provocándole su ruptura por lo que la perjudicada tuvo que ser asistida esa misma noche en el servicio de urgencias.

Según el médico forense, precisaron para su sanidad además de primera asistencia médica, tratamiento médico quirúrgico, tardando en sanar treinta días, catorce de los cuales fueron impeditivos.

Ella decidió no denunciar los hechos ese día, llegando a decir en Urgencias que las lesiones se habían producido de forma accidental, regresando a su domicilio familiar, y el día 25 de diciembre del 2014 sobre las diez y media de la noche.

Allí, en presencia del hijo en común de un año de edad, al tiempo que la insultaba diciéndole «puta, guarra, yo hago lo que me sale de los cojones que para eso es mi casa, aquí se hace lo que yo digo y punto», le daba patadas en las piernas sin que la misma acudiera al médico.

Esa misma noche, la víctima abandonó el domicilio familiar y acudió a comisaría a denunciar los hechos, incoándose diligencias previa.