Huelva

Cárcel y pago de 5.800 euros por chocar con un taxi cuando cuadruplicaba la tasa de alcohol en Huelva

El taxi llevaba pasajeros en el momento de la colisión, aunque fue el conductor el que estuvo más tiempo de convalecencia

Control de alcoholemia realizado por la Guardia Civil de Tráfico
Control de alcoholemia realizado por la Guardia Civil de Tráfico - ABC

El Juzgado de lo Penal número 3 de Huelva ha condenado a un hombre a cinco meses de prisión y al pago de 5.800 euros en concepto de indemnización después de que chocara con un taxi en una intersección cuando conducía su coche cuadruplicando la tasa de alcohol permitida.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, lo considera autor de un delito de conducción bajo los efectos del alcohol en concurso ideal con un delito de lesiones por imprudencia causadas con vehículo a motor y le impone además la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante tres años con pérdida de vigencia del permiso de conducir.

Con fecha 21 de diciembre de 2016 dictó sentencia en las actuaciones a que se contrae el rollo de Sala.

Se considera probado que sobre las 00:30 horas del 8 de marzo de 2014 el acusado conducía el vehículo de su propiedad por Huelva, habiendo ingerido previamente bebidas alcohólicas que implicaban una merma en sus condiciones psicofísicas para conducir.

De esta forma, al llegar a una intersección, debido a la falta de reflejos no respetó la señal que le obligaba a ceder el paso, introduciéndose en ella y colisionando con un taxi que llevaba pasajeros.

Producida la colisión, el perjudicado solicitó la presencia de la Policía Local que al percatarse de que el acusado presentaba fuerte olor a alcohol, pupilas dilatadas, mirada somnolienta, habla pastosa, rostro congestionado, ojos brillantes y deambulación vacilante, por lo que los agentes decidieron someterle a un control de alcoholemia.

Se le efectuaron las pruebas de detección de impregnación alcohólica y arrojaron como resultado la primera 1,03 mgs de alcohol por litro de aire espirado y después 1,07, una tasa cuatro veces superior a la permitida.

Como consecuencia de los hechos, el taxista sufrió lesiones de las que tardó en sanar 47 días y restándole como secuela un síndrome postraumático cervical y el vehículo sufrió daños que fueron abonados por la compañía de seguros del perjudicado pero hubo él de abonar 600 euros de franquicia.

Toda la actualidad en portada

comentarios