Bomberos trabajan sobre las llamas del incendio de Moguer
Bomberos trabajan sobre las llamas del incendio de Moguer - EFE/ JULIÁN PÉREZ

Hasta 130.000 personas estuvieron en peligro en Huelva por el incendio de Moguer

Un informe del Infoca recoge la importancia de la solidaridad de los agricultores, que cedieron sus máquinas para luchar contra las llamas

SEVILLAActualizado:

Todo empezó a las 20.50 horas del viernes 24 de junio. El vigilante que estaba en la torre La Laguna dio la voz de alarma. El entorno del parque de Doñana estaba en llamas. Durante tres días cientos de bomberos, decenas de aviones, bombas y camiones intentaron apagar el fuego que amenazaba el espacio natural. Hasta 130.000 personas, según el informe del Infoca, estuvieron en peligro esos días por el avance de las llamas.

Las llamas en los primeros momentos eran muros de fuego. Hasta 20 metros alcanzaron en las primeras horas. Además, con el fuerte viento que había esos días en la zona, las pavesas volaban hasta 1.000 metros, creando focos secundarios contra los que había que luchar también. En esos momentos, los responsables de la acción contra el fuego temieron por la integridad física de los bomberos.

Cuando el fuego avanzaba aún descontrolado, las autoridades decidieron evacuar numeroso asentamientos agrícolas, campings, núcleos turísticos y viviendas. Otros ciudadanos fueron confinados y las carreteras, cortadas o controladas para evitar mayores desgracias. «En el entorno del fuego, las personas en potencial peligro ascendían a 130.000» el domingo.

Uno de los datos que destacan los técnicos del efectivo contra incendios de la Junta de Andalucía eran las condiciones climáticas extremas que se vivían cuando se declaró el incendio. «La estación meteorológica de El Arenosillo midió la tarde del día 24 una temperatura máxima de 42 grados centígrados y vientos de hasta 60 kilómetros por hora con fuertes rachas de hasta 90 kilómetros por hora.

En esas condiciones, una chispa hubiera bastado para desatar el enorme incendio. Y llegó la chispa, y luego el fuego. En total, el perímetro afectado, recoge el informe, es de 10.339 hectáreas. El parque natural de Doñana fue el espacio más afectado por las llamas. Hasta 6.761 hectáreas quemadas corresponden al espacio protegido de las algo más de 9.500 que se quemaron.