Un niño juega en la plaza de las Clavellinas
Un niño juega en la plaza de las Clavellinas - MIGUEL A. JIMÉNEZ
ACUERDO PLENARIO

Una plaza llevará el nombre de las víctimas del doble crimen de Almonte

La plaza de las Clavellinas, donde se criaron padre e hija, asesinados en 2013, pasará a llamarse plaza de Miguel Ángel y María

ALMONTEActualizado:

El Ayuntamiento de Almonte ha atendido la petición de un grupo de vecinos de Almonte y por unanimidad de todos los grupos ha aprobado en el Pleno celebrado el jueves, 7 de junio, el cambio de nombre de la plaza de las Clavellinas de la localidad, que a partir de ahora se llamará plaza de Miguel Ángel y María, «estrechamente vinculados a la plaza de las Clavellinas, la cual representaba el lugar de recreo, juegos y encuentro con sus familiares».

En el escrito, presentado en el Registro Municipal el 3 de mayo, se solicitaba por parte de estos vecinos, ante los trágicos sucesos ocurridos el 27 de abril de 2013, el cambio en la denominación de la plaza y la colocación de una escultura en memoria de las dos víctimas del asesinato, «con intención de que sea a través de una moción conjunta de todos los grupos políticos» y «siempre y cuando existiera un acuerdo de cada grupo o en su caso por mayoría del arco plenario».

De este modo, todos las formaciones políticas representadas en el Pleno del Ayuntamiento de Almonte, que acordaron previamente no realizar ningún debate, votaron afirmativamente la propuesta que incluía dar cuenta del cambio de nomenclatura a las entidades pertinentes, tales como Correos o el Instituto Nacional de Estadística y las compañías suministradoras de servicios.

La cuestión no fue debatida por acuerdo expreso de los grupos, según explicó la alcaldesa de la localidad, «por respeto, porque es una cuestión que no debe ser politizada», por lo que «cuenta con el apoyo expreso de todos los grupos políticos, pero sin hacer ningún debate». «Solo mostrar el respeto y el apoyo del sentir de un pueblo y desde luego las condolencias y el pesar» ante el suceso del que recientemente se ha cumplido el quinto aniversario.

Malestar de los vecinos

Nada más terminar de leer el punto el concejal de Hacienda, Francisco Toro, los vecinos que ocupaban los asientos destinados al público en el salón de plenos del Consistorio almonteño estallaron en aplausos que fueron reprimidos de forma tajante por la alcaldesa, Rocío Espinosa, que interpeló a los asistentes y les rogó que no interrumpieran el Pleno expresando sus sentimientos, algo que ha provocado el malestar de los vecinos de la plaza y de familiares y amigos de Miguel Ángel y María.

«Como cargos públicos que somos tenemos que ocupar y guardar el comportamiento que corresponde en un Pleno y por eso siento haberles interpelado para que no se produjeran aplausos, no porque no lo entendamos sino porque no procede», explicó la alcaldesa.

Para los allegados a las víctimas del doble crimen de Almonte no resulta congruente que la alcaldesa les prohibiera dedicar un aplauso tras la aprobación de la propuesta por considerar que esta actitud hacia ellos no se correspondió con lo que sucedería al final de la sesión. Fue entonces, antes del turno de ruegos y preguntas, cuando se produjo la despedida del concejal socialista Isidro Medina, que deja el escaño por motivos personales.

Tras las palabras de despedida de Medina, todos los concejales estallaron en aplausos en una actitud que en esta ocasión no fue reprendida por la primera edil almonteña, que muy al contrario que con lo sucedido a los vecinos, si permitió aquí a los presentes expresarse libremente y se mostró emocionada ante la entrega del acta su compañero de Gobierno.