Centro Penitenciario de Huelva
Centro Penitenciario de Huelva - ALBERTO DIAZ
Seguridad

Un robo de cables deja sin comunicaciones externas a 1.200 presos en Huelva

La situación está provocando tensiones en el penal y «mucha preocupación» en Instituciones Penitenciarias

HuelvaActualizado:

Máxima tensión en el centro penitenciario de Huelva al quedar incomunicada con el exterior la población que actualmente cumple condena en el penal – más de 1.200 internos- después de hayan quedado inutilizadas las líneas de teléfono que tienen a su disposición para las comunicaciones externas.

La situación se viene produciendo al menos en los últimos dos meses, cuando se detectó que las cabinas telefónicas instaladas en los distintos módulos (dos en cada uno de ellos) dejaban de funcionar bien de forma intermitente o todas al mismo tiempo, como ocurre en estos momentos.

Fuentes de Telefónica, compañía titular de las cabinas del penal onubense, confirmaron que la falta de servicio es consecuencia del robo de cables de cobre de la línea San Juan del Puerto-Polígono Tartessos, de la que dependen los teléfonos públicos de la penitenciaría.

Al menos desde el pasado febrero, según fuentes consultadas por ABC, se han producido hasta tres robos y destrozos del cableado en la línea a manos de una banda organizada, que ya se investiga por parte de la Guardia Civil. Además de la prisión, varias empresas ubicadas en el referido polígono se han visto afectadas de la misma forma en el suministro del servicio.

«En ocasiones, hemos arreglado la situación y colocado los cables por la mañana y ese mismo día los han vuelto a robar», indicaron desde la compañía telefónica. En este sentido, apuntaron que los autores de los robos llegan a provocar destrozos que requieren varios días de «trabajo manual» para el restablecimiento de la línea, lo que provoca que se produzcan estas desconexiones.

Ahora la situación de muros adentro en la macrocárcel de Huelva es crítica. Las cabinas no funcionan desde hace ya tres días y los internos no pueden contactar con sus familiares y números autorizados, lo que está provocando tensiones entre la población reclusa aunque no se ha producido de momento incidente alguno.

Desde la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio de Interior, que ha trasladado ya varias reclamaciones a Telefónica, se afirma que la Dirección del centro «está muy preocupada» por la falta de servicio.

La línea afectada es exclusivamente la que va a las cabinas que utilizan los presos, mientras que la de los teléfonos del penal sí funcionan con normalidad y no han sufrido cortes o averías.

La Dirección del centro está permitiendo que algunos internos puedan hacer uso de las líneas de la administración para llamadas de carácter urgente, como pueden ser motivos de enfermedad o situaciones familiares especiales, que se están gestionando siguiendo criterios especiales.

Sin embargo, esta coyuntura puede provocar reacciones y mayor tensión entre los internos si el problema no queda solucionado.