Concentración de apoyo a los familiares de las victimas del doble crimen de Almonte
Concentración de apoyo a los familiares de las victimas del doble crimen de Almonte - ALBERTO DÍAZ
Crímenes de Almonte

Crimen de Almonte: Unidos por el dolor

Cientos de personas y padres y familiares de víctimas de violencia piden Justicia en Huelva por Miguel Ángel Domínguez y María

HuelvaActualizado:

Se fueron agolpando a los pies del templete de la Plaza de las Monjas, donde la familia de Miguel Ángel Domínguez y la pequeña María (asesinados a puñaladas en su domicilio de Almonte en abril de 2013, las había convocado para pedirles apoyo. «Toca estar unidas», comentaban fuera de micrófonos. Y así lo han hecho. Como una piña, madres, padres y familiares de víctimas de violencia han querido visualizar hoy que cubren las espaldas a Marianela Olmedo, mujer y madre de los asesinados, y a la familia de Miguel Ángel.

La concentración de apoyo, llegado desde distintos puntos del país, se produce en pleno compás de espera de la decisión que adopte el Tribunal Supremo (TS), al que la familia –como acusación particular- ha recurrido como último cartucho que quemar, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) confirmara la sentencia absolutoria del que fue el único inculpado en la causa, Francisco Javier M.R., pareja en 2013 de Olmedo, al que un jurado popular declaró no culpable tras el juicio, celebrado el pasado otoño.

«El TSJA ha tumbado nuestro recurso, ya nos duelen las costillas de tantos palos, es inhumano, necesitamos que la Justicia nos escuche de verdad y ordene que se repita el juicio», ha lamentado Olmedo. Sobre la marea verde que se ha concentrado en la Plaza de las Monjas, la mujer y madre de las víctimas ha recibido, una a una, a todas las voces que han expresado su apoyo, con interrupciones constantes de incontables «no estáis solos».

Desde María Chamón, la madre de Laura del Hoyo, que pidió el cumplimiento de las penas máximas impuestas, a Lidia Henríquez ,madre de Yurena, asesinada en Tenerife. «Es una vergüenza que las madres tengamos que salir a la calle a pedir Justicia».

Lo hizo también Ruth Ortiz, madre de los pequeños Ruth y José. «El asesino de mis hijos (José Bretón) está en la cárcel, al que no veo es al de María y Miguel ángel. No hay un culpable de un crimen tan atroz, no puede ser". Adoración Cano, madre de la niña Ana María, la familia de la pequeña Miriam de La Palma del Condado, del abuelo de Marta del Castillo, Joaquín Begines y Pepi Capitán, familiares del doble crimen de Bellavista, padres de Lucía Vivar -niña aparecida muerta en las vías del tren en Pizarra (Málaga)-, familiares de la niña asesinada en Arriate (Málaga) o Emilia Chavero y su esposo, hermana y cuñado de Manuela Chavero, mujer desaparecida en Monesterio (Badajoz). Juan José Cortés, padre de la pequeña Mari Luz, no acudió a la convocatoria.

«Es el tiempo de los valientes, el momento de que alcemos la voz porque Miguel Ángel y María no merecen otra cosa que nuestro coraje», manifestó Aníbal Domínguez, hermano del joven asesinado. «No nos callarán, gritaremos justicia sin descanso y llamaremos a todas las puertas».

Olmedo tuvo referencias a los padres de Gabriel Cruz, asesinado en Almería, y de forma especial a su progenitor, Ángel Cruz. «Sabe lo que es estar en mi piel», dijo.

Según la Subdelegación del Gobierno, la convocatoria ha sido seguida por unas 400 personas, cifra que eleva a 800 la Policía Local. Fuentes no oficiales hablan de un millar de personas.