Registro en la vivienda de Almonte en presencia de la detenida por intentar pasar al DAESH
Registro en la vivienda de Almonte en presencia de la detenida por intentar pasar al DAESH - ALBERTO DÍAZ
TRIBUNALES

La yihadista de Almonte acepta dos años de cárcel y una multa de 450 euros

María de los Ángeles C.M., de 25 años y convertida al Islam, fue detenida por colaborar con un terrorista con el que pretendía casarse

HuelvaActualizado:

María de los Ángeles C.M., una joven española de 25 años que se convirtió al Islam y fue acusada de colaboración con un militante del grupo terrorista del Estado Islámico, ha aceptado dos años de prisión tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

El Ministerio Público pedía inicialmente siete años de cárcel para María de los Ángeles C.M., natural de Almonte (Huelva), tras reconocer que había conocido en 2014 a través de las redes sociales al rapero británico de origen egipcio Abdel Majed Abdel Bary y quería viajar a Siria para contraer matrimonio con él, ya que éste militaba por entonces en las filas del grupo terrorista.

Abdel Majed Abdel Bary llevaba en Siria desde 2013 y durante un tiempo se especuló con que podría ser Yihadi John, el verdugo del Estado Islámico más tarde identificado como Mohamed Emwazi y responsable de las decapitaciones de, entre otros, los periodistas James Foley, Kenji Goto y Steven Sotloff y los cooperantes David Haines y Alan Henning.

La acusada planeó entrar a Siria vía Turquía y, para hacerlo, contaba con la ayuda de Islam Said Narsheh, de 25 años y origen palestino, a quien conoció en las redes sociales y también quería trasladarse a vivir a territorio conquistado por las tropas del Estado Islámico. Una vez en Turquía, un tercer hombre, Abu Sara Ashami, les facilitaría un contacto que por un camino seguro y controlado por el grupo terrorista les haría llegar a su destino.

Los planes de María de los Ángeles C.M. cambiaron cuando se enteró de que Abdel Majed Abdel Bary había desertado del Estado Islámico y había huido a Turquía, pero no sabía cómo regresar a territorio de la UE, ya que estaba en busca y captura.

Así, la acusada se hizo con un pasaporte español a nombre de un amigo suyo, totalmente ajeno a todo, pero fue detenida en el aeropuerto de Barajas en octubre de 2015 cuando se disponía a viajar a Estambul. Estuvo diez meses en prisión provisional y ahora ha aceptado dos años de cárcel y una multa de 450 euros.