Lourdes Chica muestra el auto judicial en presencia de Francisco Javier Damas
Lourdes Chica muestra el auto judicial en presencia de Francisco Javier Damas - ABC
Tribunales

Archivan la denuncia socialista contra la ex alcaldesa de Campillo por prevaricación

El juez no aprecia irregularidades en la equiparación de los trabajadores municipales de Jaén

JaénActualizado:

El juzgado de instrucción número 4 de Jaén ha archivado la denuncia presentada por el alcalde del municipio jiennense de Campillo de Arenas, Juan Francisco Figueroa, del PSOE, contra la portavoz municipal de IU, Lourdes Chica. El juez no aprecia prevaricación administrativa ni irregularidades en la equiparación entre personal laboral y funcionario que llevó a cabo la demandada cuando era alcaldesa de la población.

Lourdes Chica ha mostrado su satisfacción por el auto judicial que la exponera de responsabilidades por la medida que adoptó como regidora para que las condiciones de los trabajadores laborales del Ayuntamiento fueran las mismas que las del resto de personal que realizaba idéntica función en el consistorio. Al respecto, ha expresado que hizo lo que tenía que hacer una dirigente institucional de izquierdas comprometida con la justicia social.

«Carece de sentido jurídico»

Tras el archivo de la denuncia, presentada el pasado verano ante la fiscalía de Jaén por el actual alcalde, el coordinador provincial de IU, Francisco Javier Damas, ha aclarado que la desestimación de la demanda hace justicia a una compañera que, según ha expuesto, durante su etapa como alcaldesa de Campillo de Arenas veló por los intereses del municipio desde el respeto a la ley.

Damas ha añadido que la denuncia del alcalde carecía de sentido jurídico, ya que tenía como objetivo amedrentar a la portavoz e incluso y empañar su trayectoria política. Para el dirigente provincial de IU, el PSOE de Campillo de Arenas debería de preocuparse por defender a los empleados del Ayuntamiento y de la localidad, en lugar de, en su opinión, malgastar tiempo y esfuerzos en intentar ensuciar la trayectoria de sus adversarios políticos.