Pieza romana confiscada por la Guardia Civil de Jaén en el marco de la operación.
Pieza romana confiscada por la Guardia Civil de Jaén en el marco de la operación. - G.C.
Cultura

Confiscan 109 piezas de gran valor tras la destrucción de la ciudad romana de Iliturgi

La Guardia Civil investiga a una persona como presunta autora de un delito contra el patrimonio histórico

JaénActualizado:

La Universidad de Jaén denominó Iliturgi delenda est (Iliturgi debe ser destruida) el proyecto de recuperación de la antigua ciudad romana, fundada tras arrasar Escipión la villa ibera del mismo nombre. Aunque se pretendía lo contrario, la destrucción se ha consumado. La Guardia Civil investiga a una persona como presunta autora de un delito contra el patrimonio histórico por roturar el campo bajo el que se encuentra esta colonia del imperio. El Instituto Universitario de Investigación de Arqueología Ibérica cifra los daños materiales en un millón y medio de euros y enmarca los daños a la historia en el apartado de incalculables.

En marzo de 2017 el Instituto denunció ante la Guardia Civil destrozos en el yacimiento arqueológico de cerro Maquiz. La Universidad alertó de la situación tras visitar esta zona, ubicada entre los municipales de Mengíbar y Villatorres, para llevar a cabo actividades relacionadas con su investigación sobre los episodios de la segunda guerra púnica, que enfrentó a Roma y Cartago, acaecidos en el alto Guadalquivir. Una vez en la zona, la institución académica comprobó que los daños en ciudad romana fortificada por las excavaciones se derivan de la instalación de un sistema de riego de olivar que abarca 20 hectáreas.

Tras la denuncia, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil comprobó que a consecuencia del movimiento de tierra derivada de la instalación del sistema de regadío de la finca de olivar habían sido desenterradas varias piedras labradas, que eran retiradas por los trabajadores de la finca, con ayuda de maquinaria pesada. En concreto, de retroexcavadoras y tractores con remolques. Al respecto, el departamento de Arqueología Ibérica de la Universidad de Jaén ha informado a la Guardia Civil que el valor de los daños producidos es elevado, por cuanto ahora debe redactar y realizar nuevos proyectos e informes de intervención, ejecutarlos y adoptar las correspondientes medidas de conservación y consolidación.

En el transcurso de las investigaciones, los agentes tuvieron conocimiento de que el propietario de la explotación agrícola cuenta con una colección privada de piezas del patrimonio histórico, formada por un gran número de piezas arquitectónicas y escultóricas, datadas entre los siglos I antes de Cristo y IV después de Cristo. En su mayoría de la época romana. De esta colección existen referencias en catálogos publicados en 1982 y 1984, pero de 132 piezas, en su mayoría de arte sepulcral del alto Guadalquivir, Patrimonio no tenía constancia de su existencia. Y ahora que la tiene asegura que el lugar en las que se encuentran depositadas no es adecuado para ellas.

Primero, los agentes realizaron una inspección en la casa palacio de Mengíbar, lugar en el que están depositadas la mayor parte de las piezas de la colección. Allí fueron localizadas un total de 63 piezas (columnas romanas, bustos romanos, partes de estatuas, murales en piedra...), que han sido puestas a disposición del juzgado pertinente. Con posterioridad, llevaron a cabo un registro en una empresa del investigado y en su domicilio, lugares donde localizaron más piezas pertenecientes a la denominada colección De la Chica y otras que no están catalogadas. También descubrieron que faltaban 23 piezas del total de las que componían la colección. La tasación de algunas de ellas llevada a cabo en su día por la Delegación de Cultura asciende a 82.200¤. Según la Junta, el precio total de la Colección de la Chica supera ampliamente el millón de euros.