Feto de mas de casi 17 semanas de gestación.
Feto de mas de casi 17 semanas de gestación. - ABC
Sociedad

La Junta de Andalucía elude llamar madres a las mujeres que abortan voluntariamente

Un colectivo provida denuncia que la administración utiliza el lenguaje para ocultar la realidad

JaénActualizado:

La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía elude llamar madres a las embarazadas que se someten a un aborto voluntario. En el folleto oficial sobre el aborto, que este departamento denomina interrupción voluntaria del embarazo, la administración autonómica sustituye el término madre por el término mujer, de modo que, al desvincular semánticamente ambos conceptos, intenta ocultar la realidad, esto es, la línea afectiva que une a una embarazada con su hijo desde su gestación. Así lo entiende al menos la organización Red Madre de Jaén, que pide a la Junta que utilice la palabra adecuada.

Pilar García, voluntaria del colectivo, considera que la omisión no es baladí. Obedece, en su opinión, a un intento de desvincular mediante el lenguaje a la madre de su hijo desde el principio del embarazo para facilitarle la decisión de abortar. De ahí que en el portal de información de la Consejería de Salud relativo a este tema no aparezca el término al referirse al aborto. Así, en el informe la Junta explica que se llevará a cabo a petición de la mujer en las primeras 14 semanas de gestación. O que la mujer será derivada a un centro acreditado. También que existen diferentes métodos para llevarlo a cabo en función de la situación de cada mujer.

La terminología de la administración autonómica es idéntica a la utilizada por las clínicas abortivas, que, por ejemplo, al explicar los abortos aclaran que los hay naturales y otros determinados por la decisión voluntaria de la mujer. Respecto al segundo, resaltan que es una decisión muy personal que debe tomar libremente la mujer. Por esto, añaden, es importante tener acceso a una decisión informada, que, a su juicio, consiste en contar con información y asesoramiento médico previo, "sin juicios morales que puedan manipular su decisión", sobre el proceso de esta práctica médica y los trámites legales para abortar.

Los objetivos de las clínicas abortivas están en las antípodas de los que persigue Red Madre, que tan sólo en Jaén ha propiciado que 29 madres dieran a luz en 2017. El asesoramiento, el cariño y la ayuda material proporcionada a las mismas por la organización han sido determinantes para que optaran por alumbrar a sus hijos en lugar de abortar. En su mayoría, según explica Pilar García, son chicas jóvenes, algunas extranjeras, con problemas económicos graves, que Red Madre mitiga al proporcionarles alimento, ropa, pañales e incluso regalos hasta que los niños cumplan 3 años.