El jefe de la comandancia de la Guardia Civil de Jaén, Luis Ortega, ha coordinado la operación - ABC
Sucesos

El padre de Alcalá la Real que raptó a sus hijos pretendía abandonar la Península

La Guardia Civil previó la ruta del presunto secuestrador, que iba armado y se saltó un control

JaénActualizado:

La operación de la Guardia Civil para atrapar al padre que presuntamente secuestró a sus hijos en Alcalá la Real para abandonar con ellos la Península ha sido de película. El periplo de 400 kilómetros incluye un control de carretera que se saltó a gran velocidad. También el seguimiento discreto (está armado y viaja con niños) hasta Sevilla, donde los agentes pierden su pista. La alerta a los centros de coordinación policial de Algeciras y Ayamonte, que refuerzan su vigilancia. Y la colaboración de la policía portuguesa, que le detiene cuando compraba en un supermercado de Vila Real de Santo António.

Con la acción de los agentes lusos ha concluido la operación, coordinada por la comandancia de la Guardia Civil de Jaén, en la que han participado agentes apenas han descansado durante los 2 días que ha durado un secuestro itinerante por varias provincias andaluzas. Entre ellas, Granada, primer destino de Antonio, que el 20 de noviembre pernoctó en un hotel de la ciudad junto a sus 3 niños. Esa noche la madre, angustiada, presentó una denuncia en el cuartel por presunto secuestro. En el escrito advertía de que su pareja llevaba un arma de fuego.

En ese momento, los agentes inician la búsqueda, que se centra en los alrededores de Alcalá la Real. La primera conclusión la que llegan es que el rapto va en serio porque para huir no ha utilizado un vehículo propio, sino uno alquilado. Tras las pesquisas pertinentes, la Guardia civil sabe cuál es el modelo elegido, un Peugeot 8008, y el número de matrícula, pero también que va armado y que lleva a tres críos de 11 años, 4 años y 19 meses consigo. Por esta razón, cuando Antonio se salta el control de carretera en Alcalá la Real no se inicia una persecución.

La utilización de medios tecnológicos permite a la Guardia Civil advertir el paso del vehículo por Jaén y Córdoba, pero en Sevilla, pierde su pista. Entiende, por la dirección escogida, que pretende escapar del país. E intuye que se dirige hacia Algeciras o hacia Ayamonte. Si escoge la primera opción le será más complicado escapar, pero, sí lo logra, será más complicado encontrarlo en Marruecos que en Portugal. En opinión de los investigadores, Antonio es consciente de que con tres niños y varias armas le será complicado llevar a cabo un trasbordo hacia África. Creen que, aunque es su intención, no se arriesgará a salir de la Península. Y aciertan. En cualquier caso, los centros de coordinación policial de ambos municipios están advertidos de su posible llegada.

En el centro de coordinación de Ayamonte comparten información del suceso la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Policía portuguesa. Los agentes lusos de seguridad pública disponen de los datos del modelo del coche y del número de matrícula. En torno a las 16 horas del miércoles, casi 2 días después del presunto secuestro, localizan el vehículo en un supermercado de Vila Real de Santo Antonio, pueblo limítrofe con Ayamonte. En el interior del establecimiento proceden a la detención de Antonio, a quien separan de sus tres hijos.

Antonio no opone resistencia. Tras la detención, los agentes registran su vehículo, donde encuentran miles de euros en metálico y varias pistolas. Junto a este peligroso equipaje han viajado los niños, que en perfecto estado de salud son trasladados a un centro de acogida de menores de Faro hasta tanto se tramita su retorno a España, donde la jueza de Alcalá debe decidir si se los entrega a la madre o bien entrega su custodia provisional a la administración autonómica. En cuanto al padre, aunque España le reclama, cabe la posibilidad de que la policía de Portugal le impute un delito de tenencia ilícita de armas, lo que, previsiblemente, retrasaría su extradición.

Felicitaciones

El delegado del gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha felicitado hoy a los agentes que han intervenido en esta operación que se ha ejecutado con rapidez y se ha saldado sin víctimas. El teniente coronel jefe de la comandancia de la Guardia Civil de Jaén, Luis Ortega, coordinador de la operación, extiende el halago a la titular del juzgado de instrucción número uno de Alcalá la Real, a quien agradece que haya facilitado el trabajo policial al aceptar de inmediato el conjunto de peticiones de los agentes, encaminadas a atrapar al presunto secuestrador de sus propios hijos.