Sede de la Audiencia Provincial de Jaén.
Sede de la Audiencia Provincial de Jaén. - ABC
TRIBUNALES

Piden nueve años de cárcel para unos padres de Jaén por sustraer a tres de sus hijos

Los niños fueron encontrados en casa de un familiar cuatro días después de desaparecer del centro de acogida

JAÉNActualizado:

El fiscal pide 9 años de cárcel para los padres que en 2015 se llevaron a sus 3 hijos de un centro de acogida de la Junta de Andalucía ubicado en la ciudad jiennense de La Carolina. Los mantuvieron en paradero desconocido durante 4 días. Tras su localización, los críos retornaron al control de la administración autonómica, que había dictado su desamparo. El ministerio público esgrime el delito de sustracción de menores para justificar la petición de condena.

Una vez que los hijos les habían sido retirados, los padres llevaron a cabo acciones de protesta ante la sede provincial de la Consejería de Asuntos Sociales. Para amplificarla contaban con una pancarta y un megáfono, pero después de varias semanas acampados, al no lograr su objetivo, abandonaron la estrategia. Y urdieron otra.

Así se desprende del escrito del fiscal, quien, según publica Ideal, asegura que de común acuerdo se desplazaron hasta el centro de acogida con la intención de llevarse a sus hijos.

El 2 de junio el padre había solicitado reunirse con sus hijos y el centro había aceptado la petición. Se dieron un paseo por el municipio acompañados de un trabajador de asuntos sociales. En un momento determinado el padre le propuso que se tomara un café mientras él se quedaba con los niños.

Aprovechó entonces para introducir a los menores en un coche en el que le esperaban varios familiares, a los que les dijo que le habían dado permiso para llevarse unos días a los niños.

El padre no montó en el vehículo. Se quedó en La Carolina y, cuando regresó el trabajador social, dijo que los niños se habían perdido. Comenzó entonces una búsqueda incesante que cristalizó en éxito al irrumpir agentes el 6 de junio en la vivienda de una hermana de la madre que residía en Madrid.

Hasta allí les llevó la desconfianza en la versión del padre, que motivó que la Guardia Civil pinchara su teléfono. Los niños, que se habían desplazado hasta la capital de España en un tren de alta velocidad, fueron encontrados en perfecto estado.

En cuanto a los padres, tras su ingreso preventivo en prisión, fueron puestos en libertad. Reanudaron entonces las protestas para conseguir la solidaridad de la opinión pública. Le apoyaron familiares, amigos y determinadas asociaciones. Arguyeron que la Junta de Andalucía se había llevado a sus hijos a la fuerza, situación que, según los progenitores, generaba problemas psicológicos a los menores.