El toro de Cerrillo Blanco será una de las principales piezas del museo ibero
El toro de Cerrillo Blanco será una de las principales piezas del museo ibero - ABC
Cultura

Porcuna reclama las principales piezas del museo ibero de Jaén

La Junta de Andalucía anuncia que abrirá el centro expositivo antes de 2018

JaénActualizado:

Las piezas arqueológicas del yacimiento de Cerrillo Blanco, que constituirán el núcleo expositivo del museo internacional Ibero de Jaén, cuya inauguración está prevista para este año, serán objeto de litigio. El alcalde de Porcuna, Miguel Moreno, anuncia que pleiteará para que varias de las esculturas iberas más importantes del mundo, como el guerrero de la doble armadura y el toro, retornen a su lugar de origen. El regidor ha solicitado a la Junta de Andalucía, constante e infructuosamente, la reposición de las piezas, por lo que advierte de que, si no se acepta su petición, presentará una demanda en los tribunales de justicia.

La advertencia llega cuando el consejo de Gobierno de la administración autonómica ha aprobado el decreto por el que se constituye el Museo Ibero de Jaén, que reunirá los principales testimonios materiales de una de las antiguas culturas autóctonas de mayor desarrollo en Andalucía y en la Península Ibérica. El nuevo espacio expositivo y de investigación se ubica en el edificio construido por la Junta, con una inversión total de más de 27 millones de euros. Con una superficie construida de 11.152 metros cuadrados, sus salas ofrecerán una amplia visión de los 6 siglos de historia de la cultura ibera, que se extendió desde el Guadalquivir hasta el sur de Francia entre el siglo VI antes de Cristo y la dominación romana.

La base de la colección estará constituida por los fondos iberos del Museo Provincial de Jaén, centrados en los vestigios del Alto Guadalquivir y entre los que destacan conjuntos escultóricos de primer orden como el de El Pajarillo de Huelma y el de Cerrillo Blanco de Porcuna. Respecto al segundo, el Ayuntamiento de Porcuna ha aprobado una moción, aprobada por el conjunto de los grupos políticos, en el que exige a la administración autonómica que devuelva los bienes arrebatados en 1976, cuando una decisión discrecional, sin soporte jurídico, según el alcalde, propició que las esculturas acabaran en el museo provincial de Jaén.

Moreno admite que hasta ahora Porcuna no contaba con un espacio acorde con la relevancia de las piezas, pero la ampliación que en breve llevará a cabo el consistorio en el centro museístico municipal propiciará que Porcuna disponga de una estancia que cumplirá los requisitos exigidos para exponer las grandes esculturas iberas.

El conjunto escultórico de Cerrillo Blanco data del siglo V antes de Cristo, cuando en la actual Porcuna, entonces denominada Ipolca, operaba un taller del que surgieron espectaculares piezas en piedra blanca, que fueron descubiertas en 1975 y cuyo proceso de restauración se extendió hasta 1979. Desde entonces, forman parte de los fondos del museo provincial de Jaén, que las entregará al museo internacional Ibero una vez que abra sus puertas. Para dotarlo de contenido son básicas las piezas de Cerrillo Blanco, que Dama de Elche al margen, constituyen la mejor muestra de escultura ibérica de la Península.

El hallazgo situó a Porcuna en el mapa arqueológico, donde aún permanece. Además, de las esculturas ibéricas, cuenta con impresionantes vestigios romanos. Como la impresionante cisterna de La Calderona, de 600 metros cuadrados, que abastecía a termas que aún no han sido encontradas. Sí se ha descubierto el anfiteatro de Obulco, que, según los indicios derivados de las catas que lleva a cabo un equipo de expertos, es uno de los más grandes de España: su capacidad supera los 10.000 espectadores.