Cría de quebrantahuesos nacido en cautividad en Cazorla
Cría de quebrantahuesos nacido en cautividad en Cazorla - Manuel Miró
Medio ambiente

La puesta de 12 huevos preludia un récord de nacimientos de quebrantahuesos en Andalucía

La Fundación Gypaetus destaca el éxito de la programa de cría en cautividad de esta especie en peligro de extinción

JaénActualizado:

No es un boom demográfico, pero lo parece, dado que el quebrantahuesos es una especie en peligro de extinción. Las hembras de esta ave carroñera han puesto 12 huevos durante la temporada, según informa la fundación Gypaetus, que gestiona el centro de cría en cautividad de esta especie en Andalucía. El número de puestas abre la posibilidad de que este año nazcan más de 9 pollos, cifra récord alcanzada en las instalaciones de este espacio ubicado en el municipio jiennense de Cazorla.

Mientras las hembras Viola, Salvia, Corba y Toba ponían huevos, los quebrantahuesos en libertad, que disponen de emisores, han volado durante diciembre en su mayoría por el cielo andaluz, si bien algunos han sido localizados en Castilla y incluso uno de ellos, Tugia, en los Pirineos. Otro, Miguel, cuyo dispositivo de control no funciona, ha vuelto a las sierras de Cazorla, Segura y Las Villas tras ser avistado en verano en los Picos de Europa.

En función a estos datos, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía destaca el éxito del programa de reintroducción. Admite algunos contratiempos, pero considera que se alcanza el objetivo de asentar una población reproductora en la región de esta especie, que desapareció de la región a finales de la década de los 80. El proyecto se inició en 2006, fecha desde la han sido liberados 49 quebrantahuesos en Andalucía, a los que hay que sumar otros 3 que han nacido en libertad de las 2 parejas territoriales consolidadas.

La caza, el expolio de huevos y la colocación de cebos envenenados fueron las causas principales de su desaparición. A ellas se añaden ahora nuevas amenazas, como la degradación del hábitat, que ponen en riesgo su presencia en la región. Con todo, actualmente hay dos parejas en formación, que vuelan juntas y comparten dormidero. Además, hay 2 hembras, que comparten territorio desde hace más de un año y que han construido un nido nuevo.

El plan de acción andaluz de lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados en Andalucía también incide en la reintroducción, ya que ha logrado reducir el uso del veneno en un 50% aproximadamente, lo que, para la Consejería, constituye uno de los mayores logros en conservación de cuantos se hayan registrado en el conjunto de España. A pesar de esto, es necesario, según Medio Ambiente, abordar el problema desde el punto de vista social, a fin de que asuman responsabilidades individuales y colectivas encaminadas a impedir la utilización de venenos contra las especies animales.

En este sentido, se ha presentado el Pacto Andaluz contra el Veneno, con el objetivo de potenciar la participación de la sociedad rural en la lucha contra el uso ilegal de estos cebos. A tal fin la Junta pretende constituir figuras de adhesión. En concreto, cotos, ganaderías, municipios y veterinarios adscritos al acuerdo.