La concejala Salud Anguita, flanqueada por dirigentes de Vox, a la salida del juzgado
La concejala Salud Anguita, flanqueada por dirigentes de Vox, a la salida del juzgado - ABC
Tribunales

Vox sienta al SAT en el banquillo por insultos e intento de agresión en el pleno de Jaén

Celebrada la vista contra jornaleros por los hechos ocurridos durante la moción por la unidad de España

JaénActualizado:

El juzgado de Instrucción número 1 de Jaén ha celebrado el juicio por los altercados producidos durante la celebración de un pleno del Ayuntamiento de la capital jiennense, cuando varios militantes del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) intentaron boicotear que la formación política Vox defendiera una moción relativa a la unidad de España.

Al término de la vista, Vox ha declarado que ha quedado acreditada la conducta delictiva de las personas denunciadas, a las que ha acusa de tratar de impedir el derecho a la libertad de expresión y el de participación política del secretario general de la formación, Javier Ortega, quien en la sesión plenaria fue recriminado por pedir al Gobierno de España que aplicara el artículo 155 en Cataluña.

El vicesecretario jurídico de la formación, Pedro Fernández, ha advertido de que su partido político no permitirá que ningún colectivo totalitario, en alusión al SAT, imponga su modelo de sociedad, toda vez que, en su opinión, el que defiende el movimiento jornalero es contrario a los derechos fundamentales que ampara la Constitución española.

Vox ha mostrado su confianza en que finalmente los querellados del SAT sean condenados por sus actos, que se remontan al 29 de junio de 2017, cuando durante la lectura de la moción, auspiciada por la concejala no adscrita Salud Anguita, miembros del colectivo jornalero increparon al dirigente de la formación, al que incluso intentaron arrancar de las manos el texto de la Constitución que enarbolaba frente a los insultos.

La moción fue aprobada con los votos a favor del equipo de gobierno popular, cuyo alcalde, Javier Márquez, ordenó el desalojo de los militantes del SAT, durante el que se produjeron momentos de tensión, dado que uno de ellos incluso pretendió agredir al secretario general de Vox, quien semanas después presentó una demanda por los hechos acaecidos durante el pleno.

Los delitos que ha imputado Vox a los querellados son odio, desobediencia grave, atentado contra la autoridad, desórdenes públicos, injurias y tentativa de lesiones contra su secretario general, quien tras los hechos advirtió de que su formación no tolerará que el fanatismo, el insulto y la amenaza de quienes, en su opinión, desprecian el estado de derecho impida a su partido llevara a cabo las acciones que considere necesarias para la defensa de la unidad española.