Quebrantahuesos liberado en el parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas
Quebrantahuesos liberado en el parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas - ABC
Medio Ambiente

Sólo 5 quebrantahuesos han nacido en libertad tras 30 años de reintroducción en Andalucía

El parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas cuenta con una nuevo ejemplar

JaénActualizado:

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía ha confirmado el nacimiento del segundo pollo de quebrantahuesos que se produce este año en la comunidad autónoma y el quinto que nace en libertad desde el inicio, hace ya más de 30 años, del programa de reintroducción de la especie en la región.

El pollo, nacido en el territorio de cría del parque natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas es el tercero de la pareja reproductora formada por Tono, un macho nacido en 2006, y Blimunda, una hembra de 2010, ambos liberados en el marco de dicho programa de reintroducción.

El programa de reintroducción del quebrantahuesos que desarrolla la consejería pretende conseguir una población autónoma y estable de la especie en la región, mediante la liberación de jóvenes ejemplares por el sistema de la cría campestre, una técnica originalmente utilizada en cetrería.

Desde que se iniciaron las primeras liberaciones en el año 2006 son ya 49 los individuos de esta rapaz que se han soltado en los parques naturales de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas y Sierra de Castril.

Los quebrantahuesos liberados proceden de la reproducción en cautividad del programa europeo de especies amenazadas del que forma parte el centro de cría de Cazorla, en la provincia de Jaén, dependiente de la Consejería y gestionado por la Fundación Gypaetus.

Plan de recuperación

Incluido en el plan de recuperación y conservación de aves necrófagas, el quebrantahuesos, según la Junta, representa, al igual que otras especies amenazadas, un recurso importante para el turismo especializado en la observación de aves.

En este sentido, la recuperación de la especie supone, en opinión de la Consejería, incrementar una actividad económica en el medio rural y favorecer el desarrollo socieconómico del territorio.

Lo que, según ha especificado, es posible gracias al trabajo que se desarrolla para evitar la colocación de cebos envenenados a través de la estrategia andaluza contra el veneno, en la que los agentes de Medio Ambiente y el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil son piezas fundamentales para localizar a los delincuentes que cometen estos actos.

Además, las suspensiones cautelares de aprovechamientos, así como la posibilidad de retirada de ayudas comunitarias, son también medidas eficientes.