Un vehículo de la Policía Nacional
Un vehículo de la Policía Nacional - ABC

Tres mujeres agreden y roban a un hombre de avanzada edad en su domicilio de Jaén

Dos de ellas habían contactado previamente con el agredido, haciéndose pasar por asistentas que ofrecían sus servicios

JAÉNActualizado:

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Jaén a tres mujeres que presuntamente entraron en el domicilio de un hombre de avanzada edad con el fin de robarle, no sin antes amenazarle y agredirle violentamente.

Según ha precisado la Policía en una nota, días atrás dos de las arrestadas contactaron con él haciéndose pasar por asistentas sociales cuando efectuaba una compra en un supermercado de la ciudad. Una vez ganada su confianza, una de las detenidas llamó telefónicamente a la víctima ofreciéndose para efectuar labores en la casa, personándose en el domicilio, accediendo al mismo de forma violenta otra de las detenidas acusándole de haber violado a su hija menor. Ante su sorpresa, supuestamente le agredieron, amordazaron y le ataron a una silla encerrándole en un armario.

Pasaban las 21:00 horas de este lunes cuando la Sala Operativa del 091 comisionaba a un domicilio de la ciudad a varias patrullas de Seguridad Ciudadana, ya que al parecer una persona solicitaba auxilio a gritos desde el balcón de su domicilio. Una vez en el lugar, el hombre manifestó a los agentes que había sido víctima de un robo por parte de tres mujeres, que lo habían dejado encerrado en su domicilio y que se encontraba muy mal debido a la brutal agresión que había recibido, con un fuerte dolor en el pecho y sangrando por sus heridas.

Los policías, dada la gravedad de los hechos, solicitaron la presencia de los bomberos y servicios sanitarios, consiguiendo acceder al domicilio desde una vivienda vecina con el fin de asistir y auxiliar a la víctima, describiendo a sus agresoras. Los agentes, tras conocer las características físicas de las presuntas autoras, se dirigieron al domicilio de una de las arrestadas, conocida por ellos, encontrando en el rellano de la escalera diferentes manchas de sangre reciente y una servilleta ensangrentada.

Selección de la víctima y ataque planificado

Días atrás, la víctima conoció a dos de las arrestadas en las inmediaciones de un supermercado con las que entabló conversación, ya que se habían ofrecido para limpieza y cuidados en los domicilios, oferta que agradeció pero diciendo que él tenía una asistenta que se cuidaba de ello. Posteriormente, volvió a encontrarse con ellas en la vía pública, saludándose cortésmente.

El día de los hechos, la detenida más joven se personó en el domicilio accediendo al mismo. Una vez en él, otra de las detenidas, desde el portero automático, solicitó a la víctima que le abriera con el fin de entregarle correo de una entidad bancaria. Posteriormente llamaron a la puerta y la chica joven la abrió, entrando una mujer que decía que había violado a su hija menor de edad, pero que si le daba dinero y joyas olvidaría el asunto.

Ante la negativa de la víctima, ambas mujeres comenzaron a golpearle arrojándolo al suelo amenazándole con un cuchillo para después, presuntamente, atarle las manos y los pies con cables y cuerdas a una silla introduciéndolo en un armario en el que estuvo unos veinte minutos hasta que escuchó la puerta de la calle, momento en el que consiguió zafarse de sus ataduras, salir al balcón de casa y pedir auxilio, ya que le habían dejado encerrado y se habían llevado las llaves.

Una vez identificadas las tres mujeres, los investigadores las localizaron en la vía pública, las cuales, al conocer a los agentes, intentaron ocultarse en un establecimiento donde fueron detenidas, encontrando a una de ellas el terminal telefónico de la víctima, que hubo de ser atendido por dos heridas sangrantes en la cabeza y dedos de las manos, así como de contusiones por todo el cuerpo.

Los investigadores sospechan que pueden existir más víctimas debido al «modus operandi» utilizado.