Diego Urieta, nuevo alcalde de Manilva
Diego Urieta, nuevo alcalde de Manilva - abc
política

Manilva: tres alcaldes y los tres imputados

En las últimas semanas se han sucedido dimisiones y toma de posesión de regidores investigados por la Justicia

Actualizado:

De imputado en imputado. El Ayuntamiento de Manilva encadena dos semanas con tres alcaldes distintos cuya principal característica es que están encausados en distintos procesos judiciales. Antonia Muñoz, la regidora investigada por más de 470 «enchufes» y otorgar contratos a las empresas de su marido, entregó la vara de mando al teniente de alcalde Emilio López Berenguer, que contrató a su hija como cargo de confianza, para ceder el sábado la Alcaldía a Diego Urieta, concejal de Urbanismo y mano derecha de Muñoz, investigado por supuestas irregularidades urbanísticas.

Urieta, que el miércoles reeditó junto a Berenguer el pacto de gobierno que tras las pasadas municipales sellaron los entonces concejales de IU –ahora pertenecen al grupo de no adscritos- y el líder de la Asociación Socialista de Manilva (ASM), siempre ha ido de la mano de la exregidora. Una estrecha relación que les ha llevado a ser objeto de investigación judicial.

El edil de Urbanismo, junto con la exalcaldesa, fue imputado por el juzgado de Instrucción número 2 de Estepona durante el transcurso de una causa por presunta prevaricación. La autoridad judicial indagaba en supuestas irregularidades en la concesión de licencias de obras vinculadas a una conocida urbanización del municipio y cuya edificabilidad se aumentó después de supuestamente restar zonas de recreo y deportivas. La denuncia partió de un particular.

Pero el nombre de Diego Urieta también está plasmado en los informes de la Guardia Civil sobre el caso que ha propiciado la «caída» de Muñoz: el «enchufismo» masivo de familiares de los miembros del equipo de gobierno y de simpatizantes de IU. Según los responsables de la investigación, una hermana del concejal fue contratada de forma temporal en octubre de 2008 y ocho meses después su contrato fue convertido en indefinido «sin constar la función concreta que desempeña».

Los agentes del Grupo de Delitos contra el Patrimonio de la Comandancia de Málaga también resaltan que la pareja sentimental del ahora alcalde fue contratada como profesora de formación básica a través de la Fundación de Manilva para el Desarrollo. vinculada al Consistorio.

Esta misma situación se repite en el caso de Manuel Chaves, que recoge el acta de concejal dejado por Antonia Muñoz. Miembro de la ejecutiva local de IU que concurrió a las pasadas municipales, los investigadores señalan que un familiar fue contratado de forma temporal a jornada completa para el reparto de folletos informativos sobre el empadronamiento.