El detenido, que había estado consumiendo drogas, opuso gran resistencia
El detenido, que había estado consumiendo drogas, opuso gran resistencia - ESTHER MORENO
VIOLENCIA DOMÉSTICA

Agrede a su pareja y al bebé de ambos que ella sostenía en brazos

La Policía, que detuvo al agresor, encontró en su domicilio dos cuchillos de cocina y dos bates de béisbol, uno de ellos con la inscripción «Doma esposas»

MÁLAGAActualizado:

La Policía Local ha detenido en Málaga a un hombre de 29 años que presuntamente agredió a su pareja y golpeó al bebé de ambos que ella sostenía en brazos, y han encontrado sobre una mesa del domicilio dos cuchillos de cocina y dos bates de béisbol, uno de ellos con la inscripción «Doma esposas».

Al detenido le atribuyen la presunta autoría de los delitos de violencia de género con agresión y amenazas, agresión sexual y detención ilegal, además de desobediencia y resistencia a agentes de la autoridad, según ha informado hoy la Policía Local en un comunicado.

El arrestado, natural y vecino de Málaga, posee numerosos antecedentes delictivos y los hechos ocurrieron cuando presuntamente, en una discusión, él comenzó a agredirla propinándole varios golpes con los puños en la cara a pesar de que tenía en brazos al bebé de siete meses.

«Te voy a matar»

Al parecer, uno de los golpes llegó a impactar en la cara del pequeño y ella intentó salir de la vivienda, lo que impidió su pareja, que la retuvo contra su voluntad de manera forzada, al tiempo que la amenazaba con frases como «te voy a matar y te voy a quitar al niño».

Horas más tarde, ella aprovechó que él se quedó dormido en la habitación donde estaba la cuna con su hijo y logró salir de la vivienda para pedir ayuda, aunque tuvo que dejar al pequeño allí ante el temor de que su pareja despertase y se mostrará más violento.

Al parecer, el individuo, muy agresivo y violento y que poseía un perro potencialmente peligroso suelto por el piso, había estado consumiendo drogas.

Los agentes intentaron acceder a la vivienda con las llaves de la víctima, pero la cadena de seguridad interior estaba accionada y alguien, tras la puerta, ejercía fuerza para impedir la entrada al domicilio a pesar de las indicaciones de los policías de que permitiesen el paso.

Los agentes hicieron uso de un ariete para acceder, tras lo que divisaron al perro en posición de defensa y al individuo parapetado tras él, por lo que tuvieron que emplear un escudo de captura para apartar al can hasta la cocina e inmovilizar al individuo, que ofreció gran resistencia a la detención.

La hermana del detenido estaba en el salón con el bebé en brazos y accedió a entregarlo a un policía, que comprobó que presentaba un enrojecimiento en el párpado atribuible al presunto golpe que le propinó el individuo cuando agredía a su pareja, tras lo que el pequeño fue entregado a su madre.

La pareja mantenía una relación desde hacía dos años y eran continuos los episodios de malos tratos, incluso con el bebé en brazos. Los policías trasladaron a la víctima y al bebé al hospital para que fuesen asistidos y desde el centro sanitario se activó el protocolo de atención sanitaria a víctimas de agresión sexual.