ARTE

Jia Aili muestra en Málaga el apocalipsis tecnológico

El artista chino expone en el CAC de Málaga 28 de sus obras, donde destaca el mural de 15 metros «We Come from the Century»

Jia Aili con las autoridades delante de «We Come from the Century»
Jia Aili con las autoridades delante de «We Come from the Century» - ABC
J.J. MADUEÑO Málaga - Actualizado: Guardado en: Andalucía Málaga

Jia Aili ha desatado el apocalipsis tecnológico en Málaga. El Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Málaga asiste a un páramo de destrucción a través de la mirada del artista chino. Paisajes donde la soledad salta entre los trazos del artista. Es un final devastador, que nace de lo más profundo. «La pintura es para mí la mejor manera de expresar lo que siento», ha remarcado el artista durante la inauguración. Jia Aili expone que gracias a la pintura expresa sus «propios pensamientos y experiencias». «Es una invitación a reflexionar sobre la realidad vivida en China», subraya el artista, que presenta 28 lienzos en Málaga como un reflejo de los cambios que ha sufrido a la sociedad china en los últimos años.

Y lo hace a lo grande. La gran mayoría de las obras son lienzos de gran tamaño, pues «no hay mejor formato para mostrar la realidad que un espejo de dimensiones colosales». Sobre todos destaca «We Come from the Century». Mural de 15 metros, que ha supuesto un reto técnico para introducirlo dentro de un edificio protegido por Patrimonio. La narración pictórica enseña varios aviones estrellados en un paisaje que evoca al fin de los días. Las figuras humanas se entremezclan con astronautas en un mundo caótico, que es el resultado de la devastación provocada por el propio ser humano.

«A pesar de la situación de pesimismo y estancamiento social que se produce, gracias a las nuevas tecnologías, muchos individuos se sienten totalmente aislados y solos», ha señalado Fernando Francés, comisario de la exposición y director del CAC de Málaga, quien explica que Jia Aili crea obras de gran tamaño que «logran que los espectadores empaticen totalmente con la belleza que transmite». «Trabajos que acarician lo sublime. Aporta un sentimiento de sorpresa y de perturbación que revela un choque violento entre una fuerza que intenta manifestarse y una forma que no alcanza casi a contenerla», ha explicado Francés, quien señala que en el artista chino «se contempla el infinito, que no puede representarse de modo sensible más que mediante el arte».

Para ello, Jia Aili se basa en la historia, cultura, ciencia, tecnología, enfermedades y guerras. Usa la metáfora con fragmentos y símbolos de la época postindustrial. Retrata momentos y lugares en los que las personas se visten con máscaras antigás entre las ruinas industriales, con cohetes despegando y maquinaria industrial de gran tamaño. Hay murales de una pieza, pero también obras como «Hermit from the Planet» donde varios paneles forman un relato único bajo el cielo de oscuras nubes negras y truenos que impactan directamente con la tierra, realizando cráteres redondos sobre el terreno.

En la obra destaca el uso del color rojo, omnipresente en China. Para Jia Aili simboliza valores y sentimientos tan arraigados como la buena suerte, la felicidad, el entusiasmo, la pasión, la justicia y la revolución. Es más, como ha explicado el artista, en China se cree que el rojo «es capaz de ahuyentar los males y atraer la prosperidad».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios