Fachada de Edén Copas, donde se imparten los talleres
Fachada de Edén Copas, donde se imparten los talleres
SEXUALIDAD

Andalucía también subvencionó talleres de citas en Torremolinos

Este año la administración andaluza sufraga un taller de masajes eróticos entre hombres y uno de masturbación femenina

MÁLAGAActualizado:

No sólo este año la Junta de Andalucía ha subvencionado talleres de masajes eróticos y masturbación femenina en Torremolinos. El año pasado, llegó a sufragar un taller de citas en medio de las actividades de celebración de Día Europeo de la Salud Sexual (14 de febrero), bajo la campaña «Sin Valentín, pero con condón». Con los 10.000 euros anuales que recibe la asociación Apoyo Positivo de la administración andaluza para la prevención del contagio de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), se llegó a montar un «Quick Date» –un encuentro de citas rápidas– en Edén Copas, un conocido local de ambiente gay del centro de la ciudad.

La asociación lo justificó porque «en estos tiempos en que se suman tanto las relaciones eróticas 2.0, mediante aplicaciones y en redes sociales, con un nuevo resurgimiento de mitificación del amor romántico, apostamos por celebrar el Día de la Salud Sexual (14 de febrero) con un evento en el que mediante pequeñas entrevistas los asistentes al taller puedan conocer a otros hombres de su entorno mediante conversaciones y cara a cara».

Ese mismo año, la entidad sin ánimo de lucro organizó dos talleres de masturbación, uno para hombres y otro para mujeres. «Afrodita y su manita» fue el título elegido para el taller de masturbación femenina, que se llevó a cabo en instalaciones municipales. El Ayuntamiento de Torremolinos, gobernado por el PSOE, cedió el Centro Cultural Pablo Ruiz Picasso el 13 de febrero para que acogiera este curso para que las asistentes aprendieran a darse placer. El 15 de febrero en Edén Copas se llevó a cabo un taller de masturbación masculina con el nombre «Más de tres sacudidas...».

En el caso del taller para hombres se justificó con que era un curso para que los alumnos aprendieran a evitar que esta práctica sexual fuese «monótona». El taller intentó «descifrar el lenguaje no verbal de la persona con quién se comparte la práctica erótica de la masturbación». En cuanto, al taller para la masturbación femenina se vendió bajo el hecho de que «muchas mujeres viven sin conocer su propia genitalidad y fisiología». Se trataba de informar para que las asistentes pudieran «disfrutar de prácticas masturbatorias o autoamatorias».

Este año con la llegada del 14 de febrero, la Apoyo Positivo ha vuelto a poner en marcha sus talleres. En esta ocasión se ha repetido el de masturbación femenina bajo el mismo lema de «Afrodita y su manita». En el caso de los hombres se ha sustituido por un taller de masajes eróticos con el nombre de «Tú me das cremita, yo te doy...». Este jueves los interesados podrán aprender cómo hacer masajes eróticos a su pareja. Un taller encaminado a hombres que tienen relaciones sexuales con otros varones y que en un principio pensó excluir los genitales, pero «muchas personas interesadas han pedido también que se incluya masaje en penes y testículos» –explicaba a un usuario en Facebook la sexóloga de la organización, Maite Heredia–.

La Junta de Andalucía confirma que sufraga estos talleres dentro de los planes de prevención del VIH y de las enfermedades de transmisión sexual de Apoyo Positivo de Torremolinos. «Estamos ante un grave problema de salud pública. Por ello, financiamos programas de prevención a las asociaciones que trabajan con poblaciones con prácticas de riesgo», explica la Junta de Andalucía, que asegura que estos organismos favorecidos con capitales públicos hacen sus planes de prevención «con las estrategias que creen más adecuadas para llegar a conseguir que estas personas realicen las prácticas sexuales de manera segura».

Apoyo Positivo está encaminada desde hace 25 años –según se describen a ABC– a la prevención de la transmisión del VIH y otras infecciones de transmisión sexual, además de otras áreas relacionadas con la diversidad. «El VIH no es lo mismo que el sida y es una responsabilidad de los medios de comunicación no confundir sobre términos y realidades completamente diferentes. Perpetuar el uso de la palabra sida cuando no es la realidad de la epidemia de VIH en España, contribuye a su vez a la discriminación hacia las personas con VIH», quiso aclarar la asociación.