Es Noticia
Málaga
Antonio Banderas y José Cobos tras anunciar el acuerdo - El Pimpi
GENTE

Antonio Banderas compra su restaurante favorito en Málaga

El actor entra en el accionariado de El Pimpi, restaurante que se encuentra debajo de su domicilio en la ciudad, con el que tiene una vieja relación y del que no será accionista mayoritario

MÁLAGAActualizado:

Sobre las paredes de El Pimpi de Málaga, una vieja foto muestra a un joven Antonio Banderas con una gorra azul con la visera dada la vuelta firmando uno de los barriles de la bodega. Hay imágenes de amigos del actor o de parte de su familia. Es un lugar para los recuerdos. Un pequeño oasis al que Banderas ha acudido siempre que ha estado en Málaga.

El Pimpi es su restaurante favorito y ahora parte de sus inversiones empresariales en la ciudad. El establecimiento se ha convertido, con el paso de los años, en el local de cabecera del intérprete, cultivando una estrecha amistad con los que ahora son sus socios.

Es el lugar en el que se citaba con amigos para compartir un vino de Málaga, comer con la familia o simplemente perderse en los aromas de los caldos de la tierra de incógnito, pasando desapercibido, casi siempre bajo una gorra. «Se sienta en una de las mesas con la gorra y no llama la atención», comentaba uno de los camareros cuando compró el ático en el que ahora reside en el edifico contiguo al restaurante, en la última planta, desde donde le acompañan la Alcazaba y el Teatro Romano.

No será accionista mayoritario

Junto al Museo Picasso, pintor al que dará vida en su última andadura televisa, ha comenzado su nueva andadura empresarial en la ciudad. Este martes ha rubricado el acuerdo por el pasa a ser nuevo accionista de la empresa con una «amplia» participación. Pese a esto, el actor no será accionista mayoritario. Unión que sella con sus viejos amigos, a esos mismos a los que en los días de recogimiento en casa manda un mensaje para que le suban la comida. 

Como es la habitual, las decisiones sobre la empresa las tomará su hermano, Francisco Javier Domínguez, que es quien lleva la gestión del patrimonio empresarial y la fundación del actor en la Costa del Sol. Lo hará con una silla en el consejo de administración de una de las bodegas-restaurante más emblemáticas de Málaga. Creada como taberna de tapas y vinos en 1971, no ha parado de crecer, ocupando en la actualidad uno de los locales más amplios y con la terraza más extensa de la capital.

Es un lugar de encuentro de caras conocidas, lo que le ha granjeado fama internacional y lo ha convertido en un atractivo turístico en pleno centro histórico. En su «sala de los barriles» se pueden observar las firmas y dedicatorias de todos aquellos ilustres que han pasado por el establecimiento, que habitualmente también guardan una imagen en la pared del pasillo de la barra. El actor se unirá a la familia Cobos, con José Cobos como principal referente, y a Pablo Gonzalo (gerente) en el consejo de administración.

La llegada de Banderas se hace en una nueva etapa de expansión del negocio. La compañía está abordando nuevas líneas de negocio, como es el catering, una escuela gastronómica y de hostelería o la creación de una Fundación El Pimpi, que se dedicará a organizar las actividades culturales y sociales. «Es un revulsivo en la línea de crecimiento de El Pimpi en la última década», explicó Pablo Gonzalo, gerente de El Pimpi. La llegada coincide con la salida de uno de los fundadores, Francisco Campos, que será el presidente de honor de la Fundación a partir del 13 de diciembre y que es el fundador también de Bodegas Campos en Córdoba.

Outbrain