Embarcación en la playa de Marbella
Embarcación en la playa de Marbella - ABC
NARCOTRÁFICO

Aparece una «narcolancha» abandonada en las playas de Marbella

La embarcación está bajo custodia de la Guardia Civil, que investiga el uso que se le ha dado y la procedencia de la misma

MÁLAGAActualizado:

Fue un vecino de una urbanización de Marbella en la zona de Las Chapas el que avisó del hallazgo. Estaba encallada en la arena, pero no había rastro de propietarios ni de navegantes. Solo estaba la «narcolancha». El ciudadano alertó de la presencia y las autoridades se hicieron cargo. Descubrieron que «era el tipo de lancha que se usa para transportar la droga a través del Estrecho».

La Guardia Civil es la que está instruyendo la investigación, porque estaba dentro de las aguas del mar Mediterráneo. Las diligencias sigue abierta para aclarar la procedencia y el uso que se le ha dado a esta embarcación.

Según fuentes del caso, la lancha no tenía nada dentro y había desmontadas algunas partes en el interior. La hipótesis principal es que allí no se produjo el desembarco de droga, puesto que en la arena no había pisadas, ni rastros de la presencia de vehículos o humanos –si se usó para ese fin–. No se descarta nínguna línea de investigación.

Sin matrícula

Fuente oficiales confirman a ABC que puede ser que los narcotraficantes hicieran el desembarco del alijo en otro punto del litoral o un trasbordo a otra embarcación en alta mar, tras la cual dejaron la lancha sin matrícula y con potentes motores a la deriva.

La «narcolancha» se encuentra desde el pasado miércoles en poder de la Unidad Fiscal y del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, que están llevando a cabo la investigación sobre para qué se empleó. Este tipo de embarcaciones son las habituales que los narcos usan para introducir la droga en Andalucía desde Marruecos, cruzando el Estrecho de Gibraltar con cargamentos que pueden superar hasta los 2.000 kilos, sobre todo de hachís.

Decreto para prohibir

Las características de estas lanchas no sólo permiten cruzar cargados el mar, sino introducirse por ríos hasta el interior de la península, donde realizar la descarga de una forma más segura que una playa. Se ha detectado este tipo de lanchas subiendo por el río Guadalquivir a áreas de guardería de droga en poblaciones como Sanlúcar de Barrameda.

Por esta razón, el gobierno ha decidido prohibir por decreto este tipo de embarcaciones basándose en que «no son de recreo», sino una herramienta que facilita el contrabando. Medida que, como reconocen a ABC, ha sido bien acogida por las Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de Estado dedicados a la lucha antidroga en el litoral andaluz.