SERVICIOS SOCIALES

Bancosol volverá a Marbella un año después del cierre

El Banco de Alimentos de la Costa del Sol abandonó su sede en la ciudad al verse revocado su convenio económico con el Ayuntamiento

Representantes de Ayuntamiento y Bancosol en la firma del acuerdo
Representantes de Ayuntamiento y Bancosol en la firma del acuerdo - ABC
J.J. MADUEÑO Marbella - Actualizado: Guardado en: Andalucía Málaga

El Banco de Alimentos de la Costa del Sol (Bancosol) volverá a Marbella. La entidad benéfica firmó un acuerdo el pasado martes con el Ayuntamiento para marcar una hoja de ruta para el regreso a la ciudad. «Nuestro objetivo es que la ciudad vuelva a ser un punto de recogida y redistribución de alimentos entre las personas que más lo necesita», señaló Isabel Cintado, concejala de Servicios Sociales. El objetivo es «la reactivación de la labor». La noticia se produce un año después de que el almacén echara el cierre por no contar con convenio municipal para su actividad. Fue en septiembre de 2016 cuando se clausuró el servicio definitivamente, pero ahora con Izquierda Unida fuera del gobierno las relaciones se retoman para volver a tener sede en el municipio.

La presidencia provincial de Bancosol anunció antes del verano del año pasado que en septiembre de 2016 no volverían a abrir. Avisó a las 25 asociaciones que se nutrían del servicio en Marbella del cierre. Según los datos ofrecidos por Bancosol, se dejó de asistir a unas 1.100 personas diarias en la localidad de la Costa del Sol. El problema fue la imposibilidad de acceder a un convenio económico con el Consistorio que le permitía sobrevivir.

Los recortes en la delegación de Servicios Sociales, que practicó Izquierda Unida con el beneplácito de los independentistas de San Pedro de OSP –ahora socios del PP– y del PSOE, evitaron que repartieran los 435.000 kilos de alimentos que la entidad tenía estimados para el curso 2016/2017. Todo se perdió por 15.000 euros. Era la cuantía del convenio que hacía posible la actividad. Bancosol había pedido aumentar el convenio a 30.000 euros para ampliar los servicios, pero la tijera de Victoria Morales, entonces concejala de Servicios Sociales, los dejó con la persiana echada. No fueron los únicos.

En los presupuestos de 2016 el tripartito eliminó 120.000 euros en contratos anuales para entidades benéficas. Fruto de ese hachazo no sólo cayó Bancosol. Se cerró el convenio de Ser Humano para gestionar el comedor social y los puntos de emergencia para personas sin techo. El punto de San Pedro acabó convertido en almacén de mobiliario y utensilios de una corrala «okupa» desalojada en Marbella. Cáritas también perdió su convenio y la financiación de los siete puntos parroquiales, pese a que siempre le quedó el mercado navideño.

Toda la actualidad en portada

comentarios