HUELGA DE ESTIBADORES

Boicot de los estibadores europeos al barco que Maersk desvió de Algeciras a Tánger

El «Madrid Maersk» se desvió por los problemas en la estiba, lo que ha hecho que los trabajadores de varios puertos europeos se nieguen a descargarlo

Los estibadores belgas entregan un manifiesto de solidaridad al capitán del «Madrid Maersk»
Los estibadores belgas entregan un manifiesto de solidaridad al capitán del «Madrid Maersk» - ABC
J.J. MADUEÑO Málaga - Actualizado: Guardado en: Andalucía Málaga

En las concentraciones de la huelga de estibadores se grita: «¡O todos o ninguno!». Y esas palabras están alentado a la acción en toda Europa. Los estibadores de Bélgica, Reino Unido y Holanda han dado portazo al «Madrid Maersk», el mayor barco portacontenedores del mundo, que fue desviado de Algeciras a Tánger por Maersk en los días previos a la huelga de estibadores en España. La principal naviera del mundo quiso minimizar daños. Tras cruzar el Canal de Suez el 31 de mayo, la embarcación se dirigía al puerto gaditano, pero la compañía propietaria decidió desviarlo a Tánger ante el malestar de los estibadores. Ahora los trabajadores de varios puertos de Europa se niegan a la descarga por considerar aquel desvío una «medida de presión ante la huelga».

Después de hacer parada en Tánger, lo que según los empresarios de servicios del puerto gaditano hizo que se perdieran cientos de miles de euros en la zona, el barco machó rumbo a Bélgica. La sorpresa fue cuando llegó a puerto y los representantes de los estibadores belgas subieron a bordo con un manifiesto en la mano y las banderas del sindicato del ramo en este país (ITF). Los trabajadores portuarios entregaron la misiva al capitán del «Madrid» en la que se decían que se negaban a trabajar «en solidaridad con los compañeros españoles», a los que consideran que se les había boicoteado con el desvío de la embarcación a otro puerto.

Desde allí, el navío comenzó un periplo por varios puertos europeos. Primero marchó hacia el puerto de Felixtowe en Reino Unido, pero según la web de tráfico marítimo tuvo que volver a desviarse «debido a la solidaridad» de los miembros del Internacional Dockworkers Council en Reino Unido, sección del sindicato internacional del sector de la estiba en el país. El navío tomó rumbo entonces al puerto de Rotterdam en Holanda, donde los vídeos del pasado lunes dejan ver manifestaciones en el muelle en apoyo a los estibadores de Algeciras. Los trabajadores de la terminal FNV-Havens del puerto holandés pararon el «Madrid Maersk» también «en solidaridad con estibadores españoles».

El barco, que llegó a Europa tras un paso por Rusia y Asia, se ha convertido en un símbolo de las demandas de los estibadores españoles tras el decreto de liberalización del sector. El desvió fue tomado como una medida de presión, ya que la descarga en otro puerto de este portacontenedores, que exige horas de trabajo y turnos, es un golpe a lo que cobrarán los estibadores a final de ese mes. El sistema permite a los trabajadores trabajar dobles turnos durante 30 días al mes, por lo que también les permite multiplicar sus emolumentos –ante la necesidad de contratación de unos 300 empleados más, sólo en Algeciras–. El desvío se entiende como una medida de presión porque obliga reducir los turnos y los grupos de trabajo, por lo que perciben menos dinero a final de mes.

Pese a todo, la huelga en la estiba sigue adelante «hasta que garanticen los puestos de trabajo». Tras los tres días de parones parciales, donde los estibadores de Algeciras estaban activos para recibir llamamientos y percibieron la inactividad –alrededor de 60 euros por jornada–, los trabajadores están dispuestos a ir al parón de 48 horas convocado a partir de las 8.00 horas del 14 de junio.

Toda la actualidad en portada

comentarios